jueves, 26 de octubre de 2017

SE CURA LA PREPOTENCIA?



Tanto en el ambiente laboral como en el personal, debemos manejarnos con tantas personas prepotentes, que hacen que en algunas ocasiones me cuestione en torno a si esto es un mal que no tiene cura?  Ya que observo que mantienen esta actitud a lo largo de toda su vida, salvo raras excepciones.

Pienso que es una especie de síndrome, algo que obnubila a los seres humanos, situándolos, imaginariamente, en un lugar tan encumbrado, que sienten que de actuar de igual a igual con los demás, dejarían de ser ellos.

En lo personal, en varias ocasiones me he visto rodeada de personas que me miran como si estuviera por debajo de ellos;  hay situaciones en las cuales parecería que me hago invisible a sus ojos.

Esta actitud me fascina y me hace convencerme día a día, que la única forma  de poder sobrevivir a esas personas que se creen superiores, es poniendo los estudios como carta de presentación, ya  que los conocimientos marcan la diferencia.


Cuando hemos ido varias veces a las aulas, y  conocido a verdaderos maestros, ningún desplante que nos haga un prepotente puede sacarnos de circulación, ya que tenemos mucho que dar….Y ellos?

miércoles, 25 de octubre de 2017

SI YO HUBIERA SIDO MI HIJA



Dentro de las muchas ideas locas que se me han ocurrido, y consciente de las precariedades que acompañaron mi niñez, estoy totalmente segura de  que mi vida hoy fuera otra, en muchos aspectos, si yo hubiese sido mi hija.

Con esto, me refiero a los conocimientos y a las cosas que tengo acceso, que mi querida madre, no tuvo.

Es cierto que ella estaba segura de que yo de niña, era medio artística, quizás por esas razones, nunca me faltó un radio chiquito, y de vez en cuando, si el bolsillo lo permitía, me llevaba a  un cine que estaba cerca de mi casa, a ver películas, generalmente mexicanas.

De todo esto, estoy sumamente agradecida, sé que aunque quisiera, no había forma de ir a otro tipo de aprendizaje, que no fuera la escuela tradicional, y para lograr esto, lavaba y planchaba sin cansancio, para que no me faltara lo que pedían en la misma.

En el caso imposible de que yo fuera mi hija, teniendo las posibilidades que ella no tuvo, quizás fuera actriz, tocara un instrumento, con mi chorrito de  voz, bien educado, fuera cantante…En fin fuera todas las cosas  por las que siento pasión.