miércoles, 13 de diciembre de 2017

QUIEN ES POSE?



♪♪Modélame así, dame ahora tu mejor pose (Pose, Pose, Pose, Pose, Pose)
Vívetelo así, dame ahora tu mejor pose (Pose, Pose, Pose, Pose, Pose)♪♪.

El anterior es el estribillo de una canción interpretada por Daddy  Yankee, con un ritmo muy chulo y contagioso, pero no crean que es el tema es este artículo. Vamos a hablar de un personaje que al verlo da la impresión de que siempre está listo para un fashion show.

Todos sus gestos parecen producto de largas horas de ensayo, es parsimonioso hasta para sentarse. Su ropa, me imagino que investigará antes de llevarla a planchar a la lavandería, a ver  qué cantidad de almidón tienen en existencia, no sé cómo no ha recibido una herida con el filo de sus pantalones.

Su hora de almuerzo se convierte en un ceremonial, primero, van los modales aprendidos de memoria, y luego, el placer que debe sentirse al saborear esa rica comida de nosotros los dominicanos que se llama La Bandera.

A pesar de todo, es agradable compartir con él, pero doy lo que no tengo, por sorprenderlo un día, hartándose una fritura en una esquina de uno de nuestros barrios, o comiéndose unos yaniqueques, de esos que ahora los nuevos ricos, le dicen empanadas, pero total, yaniqueques al fin.


martes, 12 de diciembre de 2017

MORROBEL VIVE



De entre tantos personajes a los cuales dio vida nuestro inolvidable, Freddy Beras Goico, existía uno que yo detestaba sobremanera, se trata de Melesio Morrobel, mediante el cual ridiculizaba a los políticos del patio. Lo odiaba por asqueroso, imprudente y con unos modales insoportables.

La caracterización era tan buena, que yo me sentía masoquista, porque lo odiaba, pero al mismo tiempo me detenía a mirarlo. Ese genio lograba eso porque su trabajo era magistral.

Ya desaparecido Freddy, pensé que el personaje también lo haría, pero me equivoqué, conozco a alguien que parece una réplica mejorada de ese personaje.

Es capaz de limpiarse la nariz en la mesa, mientras comparte la hora del almuerzo con sus compañeros de trabajo, llegando al extremo, en días pasados, de limpiar la mesa donde comería con la misma servilleta que había usado para los fines antes mencionados.

Una vez fue a una actividad donde había mucha comida, y él, ni corto ni perezoso, tomó unas porciones de carnes, la introdujo en los bolsillos de su pantalón, y al día siguiente las llevó  al lugar de trabajo y las estaba brindando a sus colegas.

Ese comportamiento anormal de este personaje, ha provocado el repudio de sus compañeros, algunos  se ríen a sus espaldas, y otros han huido en loca carrera.   Lo grande del caso, es que por más que lo critiquen él siempre adopta una actitud de niño desvalido.

Todas esas cosas tan feas, realmente no deberían acompañar a una persona tan bella como esta, pero la vida es así, qué se le va a hacer?


lunes, 11 de diciembre de 2017

POLLO MOJAO

POLLO MOJAO

El título de este artículo se refiere a un personaje, bastante pintoresco por cierto, es la arrogancia hecha persona, al verlo viene a mi memoria la  descripción hecha por Isabel Allende en su libro Hija de la Fortuna, de un personaje llamado Joaquín Andieta.

Usa un estilo de corte de pelo totalmente desfasado, me imagino que se gastará una suma considerable de lo que gana en gelatina para el pelo, al hablar quiere impresionar, priva en sabelotodo, pero si la persona que lo escucha ha tirado aunque sea un poquito de páginas hacia la izquierda, se da cuenta de que es ´´bulto tó,´´como decimos los dominicanos.

El apuesta a que está ´´ pasao de bueno´´, cuando empieza a caminar, quiere imitar los pasitos de Charles Chaplin, empieza a observar su figura, que para él es fuera de serie, y a partir de ahí, cada paso tiene un ritmo diferente.

A todo lo antes escrito, se le suma una arrogancia que llega a lo ridículo, al verlo pienso, que pudiera ser que en su casa se hayan roto los espejos, o que estos no existan, en caso de que lo haya, no puede ser posible que un espejo le mienta tanto a una persona…Pobre pollo miao.


sábado, 2 de diciembre de 2017

DONDE VIVE LA FELICIDAD?




Recientemente llegó a mis manos una fábula sumamente interesante, en la misma se hace referencia a la manera  incansable en que los seres humanos buscamos la felicidad.

Algunos la buscan en las cosas materiales, otros se pierden en el camino y piensan que la encontrarán refugiándose en los vicios y en el sexo desenfrenado.

En algunas ocasiones me he sorprendido a mí misma, afirmando que la felicidad no existe, que si así fuera, tuviera forma física y pudiera ser adquirida por cualquier persona que dispusiera de los recursos necesarios para comprarla.

Luego me digo: ¡Mentiras Epifania, tú sí que sabes en cuál rinconcito está ella, por eso disfrutas todo lo positivo que tiene cada día, por eso muchas personas quieren compartir contigo tus momentos de locuras!

Luego de leer el mensaje de esa fábula entendí, que solo los seres humanos que han descubierto  el tesoro que poseen en su interior, son capaces de sonreírle a la vida, aún en medio de las vicisitudes, no permiten que su niño interior, crezca y se ponga viejo, disfrutan la alegría de vivir.

Ojalá que todos pudiéramos mirarnos hacia adentro, es muy seguro que dejaríamos de postergar algunas cosas, pensando que eso nos va a hacer felices. Es muy posible que cifremos nuestra dicha en tratar de lograr cosas que son imposibles… Investiguemos si hay alguna lupa que nos permita vernos hacia dentro y podamos descubrir el tamaño de la felicidad que escondemos, saquémosla a flote y disfrutaremos el hoy y el ahora.