lunes, 26 de octubre de 2020

Al revés



Tengo un excelente amigo, prácticamente un hermano, con quien comparto mis días y quien tiene a su cargo la responsabilidad de chequear lo que escribo.

Es mi corrector implacable, me ha demostrado que puedo sobrevivir a sus boches y miradas asesinas, cuando no puedo justificar un error cometido.

Mi esposo, mi hija y él, forman parte de ese grupo de personas, que aparentemente, cuando chiquitos, su alimento principal era el conocimiento minucioso de las reglas ortográficas.

Siempre he tenido problemas con el uso de las comas, esto ha disminuido un poco, gracias a un curso que hice, pero la bendita en ocasiones me traiciona, y aunque no lo crean, en varias ocasiones, termino “comiéndomelas”.

Dentro de  las cosas que oigo casi a diario, que ese crítico feroz me dice, es que casi siempre yo escribo al revés.

A lo mejor tengo algo de dislexia.

Esto no me molesta, cuando lo oigo, siento ganas de reír, pues pudiera ser que algunas de mis neuronas no estén en el lugar adecuado. En ese caso, es algo difícil de curar, debido a que no creo que la ciencia haya llegado aún hasta ahí.

Es posible que en cierto modo, hacer algunas cosas contrario a la mayoría de la gente, sea la razón por la cual,  a veces, pueda ver luces donde otros ven sombras.


Por Epifania de la Cruz (epifaniadelacruz@ gmail.com / www.renacerparatodos.net)
*La autora es psicóloga clínica

domingo, 18 de octubre de 2020

LO QUE EL COVID SE LLEVÓ


       

El título me trae a la memoria una película viejísima, pero  a pesar de gustarme mucho el cine, esta vez, ese no es el tema.

Hablaré de cosas que me han pasado cuya responsabilidad  se las achaco a esta pandemia, que en su vuelta por el mundo, ha originado cambios muy drásticos en algunas personas, por las cuales he sentido admiración. Siento que tengo la necesidad de auto revisarme.

Parecería que la situación por la cual estamos atravesando ha provocado que algunas figuras conocidas hagan una especie de destape que, en cierta forma, ha afectado su cordura.

Es posible que esto justifique que un excelente comunicador cambie la logística de su programa, y cual si fuera un fanático cualquiera, se pase todo el programa promocionando a la figura política de su preferencia.

También se le podría echar la culpa al COVID19, de haber provocado cambios tan dramáticos en algunos que con tanta vehemencia predicaban la palabra de Dios,  y al final del camino, en vez de aprovechar la tecnología para mantener la fe en el público que hasta ahora le ha seguido, sorprenden a sus seguidores con actitudes que logran que la vergüenza impida que haya argumentos para defenderlos.

Es sano que los seres humanos mantengan la actitud de sorprenderse, pero en ocasiones, es favorable que nada  humano lo logre, especialmente cuando se derrumban altares.

Los tiempos cambian… Los hombres también.

Autora: Epifania de la Cruz

lunes, 12 de octubre de 2020

SE PARECE AL OSO YOGUI

 

Durante una época en mi vida, todos los días sacaba tiempo para ver los dibujos animados. Me encantaba Bugs Bunny, Pedro Picapiedras, el Pato Donald, La Pantera  Rosa, Tom y Jerry, El lagarto Juancho, Don Gato y su pandilla, etc., pero en particular, había uno que se ganaba uno de los primeros lugares en mi preferencia: El Oso Yogui.

Hay un episodio para mi inolvidable, y fue aquel donde él empezó a detestar el Parque Nacional Yellowstone, lugar donde vivía con todas las comodidades de un rey. A partir de ahí, el único propósito en su vida era salir de ahí, en el menor tiempo posible.

Para lograr su objetivo, empezó a desarrollar todas las estrategias con las cuales entendía podía abandonar el parque, sitio que para él era nefasto. Todas las técnicas empleadas por él no eran suficientes, hasta inventó lanzarse en un cohete que lo condujera al exterior.

Después de tantos esfuerzos, por fin, logró salir triunfante, pero para su sorpresa, precisamente ese día, empezaba la temporada de caza en el bosque. Entonces, con gran desesperación, Yogui intentaba retornar al parque de donde había salido.

Conozco una persona a quien, en lo laboral, le sucedió algo parecido: Hizo grandes sacrificios para introducir sus papeles con la intención de obtener su pensión, pero luego, cuando por causa del COVID 19, lo enviaron a su casa, a cada momento llamaba para preguntar cuándo podía reintegrarse, ya que no soportaba el encierro del hogar.

La vida nos enseña que,  en ocasiones, estamos inconformes con lo que tenemos, luchamos por el cambio y al final, terminamos deseando lo que teníamos, llegando a la conclusión de que, en ocasiones, cualquier tiempo pasado fue mejor.  

sábado, 10 de octubre de 2020

PALO SI BOGA Y PALO SI NO BOGA



Siempre  he manifestado la gran predilección que siento por los  refranes, ellos encierran siempre una gran verdad.

En los últimos días me he manejado con una persona que parece la inspiración para este refrán.

Siempre vive buscando excusas para aplazar los trabajos, y a pesar de ser excelente, da mil vueltas para resolver los problemas.

Si está nublado, afirma que como está el día, así se siente él,  y si el sol está muy radiante, dice que tiene que esperar que  baje su potencia para poder trabajar, como si tuviera en su interior un servicio de meteorología.

Cuando oí este discurso pronunciado por  él como si fuera algo normal, no me pude contener y le pregunté la edad, cuando me la dijo, me quedé en shock al pensar, que  cómo es posible que una persona tan joven y con muchos hijos, pueda actuar de esa forma.

En tono de burla le dije: Mi hijo, pero entonces, en tiempo en que hay tormenta y un sol esplendoroso, los trabajos se jodieron…Y el muy cínico simplemente se encogió  de hombros...Vaya personaje!

 

 

lunes, 5 de octubre de 2020

LA MENTIRA ES “JABLADORA”


 

Hace un tiempo le oí decir a alguien que la mentira tiene patas cortas, y cuando menos lo esperamos, cojea. Pero de lo que sí estoy plenamente convencida, es que es muy difícil de sostener, y ella misma se encarga de descubrirnos, pues sin darnos cuenta, entramos en contradicciones.

De manera personal, menosprecio a las personas que tienen la mentira como su carta de presentación y tan pronto descubro que alguien es así, adopto una actitud de niño, porque no le creo jamás.

En días pasados una persona me estaba realizando un trabajo en la casa. En varias ocasiones, cuando yo lo llamaba, sin darse cuenta, me dio varias excusas diferentes para la misma situación.

Luego ese mismo joven, en mi presencia, un cliente lo llamó, y él le dijo que estaba acabando de levantarse porque estaba durmiendo, estando al lado mío.

Una de las cosas más preocupantes, es que las personas se acostumbran a decirlas con naturalidad, ya que, de tanto repetirlas, llegan a creérselas.

Otro caso, fue el de una persona que trabajaba en una farmacia, y cuando se le pedía algo que no tenía, decía que ese medicamento no estaba disponible porque se había vencido y no había en existencia. Un día hice la prueba, llamé a varias farmacias y resultó ser mentira.

Me pregunto:  ¿Se gana algo mintiendo?

sábado, 3 de octubre de 2020

COSAS QUE PASAN EN NUESTRO PAIS… QUÉ PENA!


 

En días pasados hubo una noticia que invadió todos los medios de nuestro país, no sé cómo no fue  descubierta  la cura del SIDA, la Diabetes, del Cáncer y la eliminación de la pobreza.

 Sucedió, nada más y nada menos, que una jovencita inescrupulosa, aprovechando un permiso laboral para desplazarse fuera del horario establecido a causa de la cuarentena, aprovechaba para salir todas las noches, a disfrutar de fiestas nocturnas.

Pude verla en un video, haciendo ostentación de sus hazañas, mientras algunos hombres, cual si fueran payasos, aplaudían la “heroica acción”.

Da pena pensar que esta falta de respeto, la haya llevado a la fama, debido a un accionar que debió generar repudio, e inclusive, una sanción.

Realmente, cuando veo este tipo de cosas, siempre pienso que debí nacer en otra cultura, así no tendría que vivir la amargura de que una situación tan penosa, convierta a esta joven en reina de los likes.

Pobre país, y pobres de los niños que ven por las redes este ultraje a las normas que deben regir el buen comportamiento de los adultos.

 

 

LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES

  LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES Con toda la sinceridad que me caracteriza, confieso que de la Santa Biblia, solo he leído el Salmo ...