sábado, 27 de julio de 2013

LO NATURAL VERSUS LO ARTIFICIAL



Se  abre el telón, aparecen muchas familias dominicanas delante de sus televisores…

Acto 1

Una joven vecina está preparando un jugo de  avena con naranjas, como debe ser tiene en la cocina todos esos ingredientes, además de azúcar y hielo.

Acto 2

Llega una vecina entrometida, realmente no sé quién la invitó, le da un boche por el reguero que tiene y la hace sentir ridícula  explicándole que antes ella hacía ese jugo y gastaba $40.00 y que ahora  con el producto cuyo nombre omito, pero casi todos saben, logra los mismos resultados y sólo gasta $18.00. Esta vecina además de fresca es como jabladora, como decimos los dominicanos.

CRITICA

Pienso que  a los comerciantes les asiste el derecho a promover sus productos, pero debería estar reglamentado que no se debe embrutecer  al pueblo vendiéndole la idea de que los  frutos que vienen de nuestra tierra son material de desecho, eso es grave.

Este anuncio además de destructivo coloca a la ama de casa que estaba haciendo lo correcto como una estúpida, ya que me gustaría saber cuántos dominicanos hacen un jugo con la cantidad de frutas que ella tenía con $40.00, pienso que el anuncio se ve muy bonito, pero es peligroso…NUNCA DEBEMOS DEJAR DE LADO LO NATURAL…

 

viernes, 5 de julio de 2013

LOS FALSOS CRISTIANOS


“Jesús es verbo, no sustantivo”(Ricardo Arjona).Ejemplos de verbos: Amar, perdonar, sentir, dar…
Ejemplos de sustantivos: ropa, casa, carro,fama, dinero….
No sé qué relación pueda tener esto con el título del artículo, pero estoy hasta la coronilla de personas que viven predicando el amor a Dios y al prójimo, mientras tienen un divorcio grandísimo entre su predica  y su modo de actuar, vuelvo a mencionar a Arjona: “Hablaba del amor al prójimo y me rompió cien pelotas”...
Hastían mencionando los diferentes versículos leidos en la biblia, siempre viven diciéndole a uno que se arrepienta, pero no sé que sería de muchos de ellos si se investiga su vida del ayer, total no les  importa,Dios perdona, y se abrazan al libro sagrado juzgando a los demás, mientras ellos se sienten exonerados.
Se creen predestinados, los únicos que conocen el camino hacia Dios, así si es bueno robar, matar, ser infiel y después agarrar una biblia y decir me arrepiento.
Luego de tener que rodearme en las diferentes etapas de mi diario vivir de tantos falsos cristianos, hipócritas y vendedores de ideas falsas (claro que hay excepciones), prefiero quedarme con mi estilo de vida, prefiero no  hacer como aquellos que van todos los días a la iglesia (mi madre decía que iban a hacer morcillas para el diablo)…
Prefiero ir a misa cuando así mi cuerpo me lo pida, seguir siendo coherente conmigo misma, hacer todo el bien que pueda a mi prójimo, no hacer daño gratuito a nadie, no inventarme cosas de las demás personas, y sobre todo no estar como la candelita de basurero, QUEMANDO POR ABAJO…

1,618


Estoy leyendo El Código Da Vinci, cuyo autor, es Dan Brown, estoy fascinada porque he aprendido mucho sobre El Museo de Louvre y sobre la vida de Leonardo Da Vinci.

A pesar de que en una revista que mi marido me suministró, se hace una crítica que pone en tela de juicio la veracidad de los hechos que ahí se narran, no importa sigo con la emoción de la lectura, el libro es absorbente.

En uno de sus capítulos un profesor experto en simbología,llamado Robert Langdon, impartiéndole una charla a unos jóvenes les decía lo siguiente:
“Existe un numero sumamente importante para el arte, es el 1,618, también llamado Phi. Los científicos le llamaban “la divina proporción”.

Cito textualmente algunos casos en los cuales según el profesor, se cumple esta proporción, como por ejemplo:
-“Medid la distancia entre el suelo y la parte más alta de la cabeza y divididla entre la distancia que hay entre el ombligo y el suelo y verás que es igual a 1,618.”

-“La distancia  entre los hombros y la punta de los dedos, dividida entre la distancia entre el codo y la punta de los dedos es igual a 1,618”…

Habló también de una relación entre machos y hembras en un panal de abejas, afirmó que si dividimos el número de hembras entre el de los machos, en cualquier parte del mundo da el número antes mencionado.

Emocionada le comenté esto a la enciclopedia ambulante(mi marido) y el dijo:”Pero debe haber alguna relación entre esto y las tallas de las personas”…

Encuentro que su razonamiento tiene mucha lógica y desde ese momento estoy investigando a ver si encuentro dicha relación…QUE INTERESANTE!

Fuente: El  Codigo Da Vinci, pags, 122 y 123

martes, 2 de julio de 2013

NOSTALGIA POR PAOLA





El pasado viernes, luego de terminada la terapia de mi pierna, me dirigí a realizarme una limpieza facial. Como el trayecto no es tan largo, decidí hacerlo a pie.
Comencé a caminar y  sin darme cuenta estaba frente a un lugar del pasado, tan recordado para mi, que de pronto no sé por qué la nostalgia me embargó y mis ojos se llenaron de lágrimas.
Se trata del Estudio Diná de Educación Musical, lugar donde hace muchos años,  siendo mi hija   apenas una adolescente -con todos los sacrificios del mundo- la pusimos a estudiar piano, luego de haber descubierto en ella que tenía aptitudes para aprender a ejecutar dicho instrumento.
Recordé que todos los sábados  la llevaba en carro público; no recuerdo el tiempo que duraban las clases, pero  me iba a hacer diligencias para luego volver a recogerla. Recordé también que teníamos una situación económica tan difícil, que cuando le propuse a mi marido que la pusiéramos en ese lugar, sin ningún disimulo me dijo que yo estaba loca. Entendí que lo dijo porque realmente era materialmente imposible.
No le di mucha importancia y arranqué  con ella. En ese momento pensé  que si mi locura consistía en haber presenciado cuando ella, teniendo un pianito de juguetes, le pidió a un amigo de su hermano que le ayudara a encontrar como se tocaba el himno nacional y este le escribió las notas; convirtiéndose esto en una especie de tortura , ensayando todos los días, hasta que lo logró y luego aprendió a tocar “El ratoncito Miguel”. Valía la pena mi locura!
Valió la pena que  producto de oírla  ensayar una pieza que creo que se llamaba “Papá Heyden” y que ya mis oídos estuvieran  tan acostumbrados que despertaba soñándome con esa canción que  tantas veces repetía; más adelante hayamos tenido la oportunidad de oirla tocando en algún concierto, en una cárcel , o  en una parroquia. Es el premio que me dio la vida por observar a tiempo que ella tenía esa aptitud.
Sin ninguna modestia, digo que orgullosamente soy la autora de que esa negrita ejecute ese instrumento. Es  recomendable que los padres siempre estén atentos cuando los niños juegan, ya que a veces hacen dramatizaciones de lo que pueden ser en el futuro, no sé quien dijo que si no aprovechas y disfrutas a tiempo las diferentes etapas de tus hijos, simplemente las perdiste, porque no se repiten. Ayer andaba de manos con ella, hoy el tiempo es tan difícil que tengo que coordinar para que nos reunamos…