viernes, 13 de marzo de 2015

LOS LIMITES



En días pasados mientras iba de regreso a casa, el taxista hizo la ruta por el malecón, me encanta el mar, pero me sucede algo muy raro debido a que me fascina, pero al mismo tiempo le tengo algo de temor.

Una vez en un resort hice un esfuerzo por caminar en la orilla, pensando que al mojarme los pies dejaría de temerle.

Al cabo de unos pocos minutos me di por vencida ya que el rugido de las olas me hacía pensar que me arrastrarían y preguntarme de qué manera saldría si no sé nadar, solté el propósito y me alejé, es algo que puedo manejar a distancia.

Mientras iba en el taxi y observaba la increíble belleza de las azules aguas, me puse a reflexionar,en que todo en la vida tiene límites, el mar con toda su grandeza es incapaz de salirse de sus orillas a menos que un fenómeno de la naturaleza de gran magnitud se adueñe de sus aguas.

De esta forma deberíamos comportarnos los seres humanos, debemos respetar los límites y ponerlos a los demás cuando la situación lo requiera.

Cuando no aprendemos a poner límites cualquier persona se creecon el derecho de imponernos sus criterios y hasta de decidir en nuestras vidas.

jueves, 12 de marzo de 2015

PRECAUCIONES AL ENTREGAR TODO AL SEÑOR



Muchas veces durante me baño en las mañanas dedico algunos minutos a oír a una predicadora que se llama Florangel de Jesús, siempre sus palabras son positivas y de gran aporte.

El viernes 6 de marzo, mientras hablaba del día internacional de la mujer, una señora llorosa llamó al programa diciendo que su marido la maltrataba, fue en ese momento cuando ella le dijo: ´´Preséntale tu esposo al señor´´.

Durante mucho tiempo estuve reflexionando en que mi difunta madre decía´´ Dios dice ayúdate que yo te ayudaré´, pienso que esa mujer que llamó debe primero meter preso al marido y luego de que esté encerrado entonces proceder a presentarlo al señor.

Muchas veces no entendemos la razón por la cual las mujeres en vez de huir y proceder se aferran a los golpeadores como un náufrago a la orilla.

Esto tiene un nombre en psicología, se llama CODEPENDENCIA.´´La codependencia se define como el ciclo de patrones de conducta y pensamientos disfuncionales, que producen dolor, y que se repiten de manera compulsiva, como respuesta a una relación enferma y alienante, con un adicto activo o en una situación de toxicidad relacional´´. http://www.adicciones.org/familia/codependencia.htmlhttp://www.adicciones.org/familia/codependencia.html.

Traduciendo esto un codependiente es una persona que se hace adicta a un adicto, por ej la mujer golpeada que no puede dejar a su marido, en este caso es como si él tuviera adicción a golpear y ella a ser golpeada, es muy difícil salirse de ese círculo, pero se puede, esta situación se da también en los adictos a las drogas y alcohol.

LAS FOTOS MIENTEN





Me pregunto cómo es posible que un fotógrafo pueda lograr una foto donde una persona luzca tan sonriente en medio de un dolor tan espantoso como el que yo tenía ese día.

Ese fue el día en que me graduaba de mi Maestría en Terapia Familiar y de Pareja, esto fue en la Universidad Católica Santo Domingo, yo tenía además de mis problemas de artrosis en la rodilla izquierda, una tendinitis que me incapacitaba para poder apoyarme en dicha pierna.

Mis grandes traumas eran ir al baño y tener que desfilar, gracias a Dios que esto último fue breve, cada paso que daba sentía que se me iba la vida.

El pasillo para recibir el título era bastante largo, gracias a Dios llamaban a varios graduandos al mismo tiempo y pude llegar al destino final: Mi diploma que me acreditaba como merecedora de un Magna Cum Laude.

Todas mis fotos quedaron impecables, cuando llegué a mi casa, con grandes deseos de llorar producto del dolor ,procedí a cambiarme de ropa y acostarme, aunque en las fotos me veía muy feliz, mi realidad era otra bien distinta, por eso digo que a veces las fotos mienten.