sábado, 16 de abril de 2016

LA VIOLENCIA Y EL SACERDOCIO



Hubo una vez un sacerdote que tenía la virtud de oficiar la misa más bella y solemne que ojos humanos hayan visto, realmente se transformaba y hacía de la misma un momento sublime, parecería que Dios encarnaba en él y se podía sentir que nadie lo igualaba.

En él se cumplía a cabalidad la divina frase: ´´Dejad que los niños vengan a mí,´´ ya que efectivamente todos los pequeñitos acudían a abrazarlo y a disfrutar de la magia del momento siendo acogidos amorosamente en sus brazos.

Todo hasta ahí va bien, pero, pero, PERO… Se extralimitaba cuando consideraba que las cosas estaban mal, llegando a grandes extremos, tanto así que demostraba que había elegido la profesión equivocada, podía llegar a ser en extremo grosero.

Logró grandes cambios en la parroquia y sus alrededores, pero todos le temían, nadie se atrevía a contradecirlo, podía en ocasiones irse a los puños como un simple mortal.

Las personas al observar sus acciones se preguntaban: ¿Por qué sacerdote?


viernes, 15 de abril de 2016

ME SUCEDIO A MI…EN PERSONA



A principios de semana cuando llegué a la oficina donde trabajo todo estaba totalmente a oscuras, la misma está dividida en dos partes: Una delantera con cristales transparentes donde labora el personal que dirijo y en la parte trasera mi despacho.

Las luces de la parte delantera sólo son apagadas por el personal de seguridad, mientras que en la parte mía las prendo y apago yo.

Procedí de manera inmediata a reportarlo a seguridad, en el proceso intervinieron tres militares hasta resolver el imprevisto, mientras que de manera muy amable me daban todas las explicaciones de lugar…

Transcurridos algunos minutos se encendieron las luces delanteras y las mías seguían apagadas, para no estar a oscuras me quedé a esperar con mi personal, mientras mi oficina seguía sin luz…

Luego de mucho rato me reportaron que mis luces habían sido encendidas…Más tarde,en un momento de reflexión me di cuenta de que es cierto que hubo una avería, pero mis interruptores siempre estuvieron apagados…Si hubiese actuado con prepotencia no hubiera podido tomarlo a chiste ya que la vergüenza me hubiera matado.

jueves, 14 de abril de 2016

ASI QUE FACIL ES




El que las personas nos caigan bien es algo mágico, me imagino que la parte del cerebro que tiene que ver con esto siente placer.

Es increíble cómo nos abrimos o cerramos a las personas según hagan química o no con nosotros.

Podemos tener dinero disponible y llega una persona que nos agrada y nos pide que le regalemos cien pesos y sin pensarlo dos veces, buscamos en la cartera y se lo damos, pero al rato viene otra que nos cae mal y nos pide diez pesos y es casi seguro que le decimos que no tenemos y hasta nos incomodamos.

Un día en una de las parroquias donde ofrezco consultas psicológicas, el sacerdote de ese entonces refiriéndose al tema dijo que en eso no consistía la obra de Dios, que hacer el bien a quien nos simpatiza no representa ningún sacrificio y que en este es que esta la verdadera esencia de los hijos de Dios.

Entiendo que él tenía toda la razón, pero a fin de cuentas somos humanos imperfectos.

miércoles, 13 de abril de 2016

ROBLE O GUERRERA?




Muchas veces el diario accionar de nuestras vidas, la incansable lucha que hemos llevado para sobrevivir, nos convierten a nivel familiar en la protagonista de la película, en una versión dominicana de la mujer maravilla.

Todo lo que sucede en el hogar puede ser un problema hasta que llega a nuestras manos y como por arte de magia le buscamos una solución…

Nuestra familia nos percibe luchadora, poderosa, guerrera, roble, mujer de hierro de la cual se espera todo, menos un momento de debilidad, ya que todos nos ven como un árbol indestructible que da buena sombra y se sienten desamparados si este se derrumba.

Los robles pueden ser derribados y las guerreras pueden tener momentos de vulnerabilidad que los demás no entienden, quizás porque no se detienen a pensar que muchas veces más que admiración, se necesita un hombro donde descargar nuestras penas, sin que el o la dueño(a) del mismo se sorprenda de nuestra reacción, necesitamos ser aceptadas, no juzgadas.


jueves, 7 de abril de 2016


POBRES POBRES

Una vez un profesor muy querido por mí, a pesar de que en algunas ocasiones tuvimos diferencias de criterios, fue diagnosticado con leucemia.

Se esparció el rumor por toda la universidad, se pensó que era su final y todos sus alumnos estábamos consternados.

Una amiga y yo fuimos a verlo y durante mucho rato permanecimos junto a él mientras nos narraba lo acontecido.

Luego de hablar de lo costoso de su tratamiento se quedó pensativo y dijo: ´´Chicas yo no tengo un problema de salud, tengo un problema económico.´´

Desde ese día a cada momento la vida me lleva a repetir esa afirmación, ya que la situación que vivimos día a día los dominicanos asalariados, especialmente lo que venimos más abajo del subterráneo es insostenible.

Aún en nuestro país hay estudios que supuestamente los seguros médicos cubren,pero cuando tenemos que pagar las diferencias el caso es dramático…Generalmente no tenemos un problema de salud, tenemos un problema económico.