lunes, 14 de agosto de 2017

SOLO PARA MUJERES


En reiteradas ocasiones he manifestado la ausencia de química entre nuestra conductora de televisión, Mariasela Álvarez y yo, pero, reconozco que su programa tiene buenos contenidos.

Hubo un tiempo que, tratando de sobrellevar su arrogancia, veía el programa todas las noches, pero, para evitar que me diera un soponcio, solo me detengo a verlo, si cuando estoy cambiando canales, veo algo en su programa que capta mi atención.

Esto precisamente fue lo que sucedió la noche del pasado jueves, cuando, en una sección de su programa en la cual se recrea un bar, invitó a tres excelentes ginecólogos dominicanos, quienes respondieron con mucha naturalidad y sin perder la compostura. Sin importar cuan atrevidas fueran las preguntas, formuladas por el trío de chillonas interruptoras: (Mariasela, Diana y Faride).

Uno de ellos afirmó que las mujeres, generalmente, cuando acudimos a ellos, nos preocupamos por la higiene íntima; sin embargo, su  concentración es a lo interno, ellos solo se enfocan en los órganos a examinar, nunca se fijan si la paciente se ha rasurado o no.

Todos estuvieron de acuerdo en que no les importa trabajar con familiares o con esposas de los amigos… Todo iba muy bien, hasta que el más joven de ellos, con toda la espontaneidad que debe caracterizar a  un  verdadero profesional, dijo que un detalle que quizás podría notarse, son los pies… Ay mi madre, nunca se me habría ocurrido pensar en algo así.

Las comunicadoras perdieron la compostura, confieso que me pasó lo mismo… Pobrecitos, ya que en la posición en que nos colocamos, ellos pueden percibir cualquier olor a descuido, precisamente en los ´´pies´´.

Moraleja: Antes de ir al ginecólogo, piense en él y preocúpese por esa parte de su cuerpo, ya que la misma, al ser examinada, le queda más cerca de su nariz que la parte que en realidad se está examinando.


FALTA FE?



Todos los seres humanos tenemos algún tipo de creencia, diferentes formas de visualizar a Dios, hasta los ateos tienen su fe cifrada en la incredulidad.

Percibo que todos los seres humanos tenemos jefes, y que existe alguien superior a todos que dirige nuestros destinos.

Bajo ese razonamiento, concibo a veces, que ese ser supremo nos maneja a su tiempo y a su antojo; y pudiera ser, que si nuestra fe estuviera bien afianzada, hiciéramos como las marionetas, simplemente nos dejáramos llevar.

Somos tan débiles, que cuando resbalamos,   aún cuando sabemos que el suelo es nuestro destino, empezamos a luchar contra la gravedad, y muchas veces, eso  nos afecta más que el golpe recibido al caer.


Sería bueno que, cuando empezáramos a ver que nuestros planes no giran en el rumbo planificado, analizáramos sí realmente creemos, y adoptáramos la languidez y entrega  de las marionetas, siempre relajadas y a la espera de recibir los movimientos de quien las dirige.

jueves, 10 de agosto de 2017

VERSION BARRIAL DE LA HISTORIA DE ADAN Y EVA



Por mi barrio hay una esquina muy singular, es todo un manojo de posibilidades donde confluyen los elementos más inverosímiles que usted se pueda imaginar. Estoy segura que en cada barrio hay una esquina, pero ninguna como la mía, Es muy distinta a las de Ismael Miranda, que son todas iguales.

La esquina a la que me refiero se caracteriza porque una persona vende ropa de paca en plena calle, es una especie de mercado, donde puede aparecer todo tipo de frutas, víveres, cocos de agua, pollos, yaniqueques, etc.

Ese lugar es frecuentado por todo tipo personas. Hace unos días, mientras manoseaba ropas, pude escuchar la descabellada conversación que  sostenían dos tipos (con pintas de delincuentes), pero al hablar, se podía percibir que habían ido a la escuela:

-Oye, tú has oído hablar de Adán y Eva?
-Sí, me hablaban de eso cuando yo era chiquito;
-Talvez tú de pendejo crees en eso, mínimo hay que ser idiota…Te voy a decir que fue lo que pasó ahí, óyeme bien:
-El señor del pelo largo, o sea Dios, luego de que les dio vida, los dejó a los dos desnuditos, no sé con qué intención, fue por eso que la serpiente de Adán se comió la manzana de Eva.

Empecé a buscar la ropa en cámara lenta, no podía creer lo que entraba por mis oídos…
-Y después que el señor los encontró “emburujao”, quiso castigar a la pobre serpiente, la cual andaba erguida, condenándola a arrastrarse, yo estoy seguro que de ahí es que viene la impotencia de muchos hombres.


El otro se quedaba escuchándole con la cara como un idiota… Finalmente, el que llevaba la voz cantante, concluyó: culpable de que ambos pecaran, el que los hizo, cómo se  le ocurre que vivieran sin ropa?

miércoles, 9 de agosto de 2017

COSAS QUE SOLO ME PASAN A MI…


El pasado lunes en la mañana, se nos armó un corre corre con la salud de nuestra viejita, la madre de mi marido. Todos estábamos muy preocupados, pero mientras esperábamos en el área de emergencia, sucedió lo siguiente:
Un muchacho, muy jovencito, estaba escuchando una canción en su celular, y al mismo tiempo, la cantaba como si estuviera en el patio de su casa, en el baño, o en un karaoke.

Quedaba justo al lado de una cuñada mía, ella lo miraba incrédula. Llegó un momento en que sentí que si no hacía algo me iba a dar un soponcio, y lo enfrenté de la siguiente manera:

-Mi niño… ¿Tú no tienes un audífono?
-El, me mira y se sonríe, pero no baja el volumen.
-Oye, la canción que estás oyendo es pre-cio-sa (Asimismo  pronuncié  esa palabra como si la separara en sílabas, y mucha mentira mía, porque yo no la conocía), pero está muy alta…Te van  a llamar a la atención.
-El me miró, se volvió a reír, y siguió igualito.

Solté la situación, pero luego vi algo peor, lo llamaron para asistir a alguien, y buscó una silla de ruedas…Resulta que el niño bulloso es empleado de la institución. Lo miraba de reojo y vine con las ganas de darle la segunda parte del boche, pero no andaba sola (cosa que lamenté), y como decía mi madre, hay que coger y dejar.


TAN BUEN PIQUERO…



Debido a algunas situaciones, mi marido y yo nos hemos visto precisados a hacer cambios en nuestra rutina de caminata diaria.

En algunas ocasiones la hago sola, como es bien temprano en la mañana, me tracé una ruta, en la cual me siento segura para hacer mis ejercicios, siempre y cuando mi pierna izquierda esté de acuerdo.

Mientras lo hacía, hoy en la mañana, me vino a la memoria ese merengue de nuestro Johnny Ventura, que dice ´´Tan buen piquero como era yo, y ahora no puedo subir la voz´´.

Inmediatamente relacioné esto con nosotros…

Hace unos años, le dábamos tres vueltas al cementerio de la Avenida Máximo Gómez. En ocasión de aquella famosa marcha, ´´Caminantes por la Vida´´, la hicimos y nos quedamos igualitos, luego aparecieron algunos problemas que se adueñaron de nuestros huesos y fuimos reduciendo a dos vueltas, ahora la hemos reducido a una, siempre y cuando nuestros huesos den permiso.


Como la idea no es deprimirse, pienso que aún somos buenos piqueros, no subiremos la voz como dice el merengue, pero la subimos, que es lo importante, y sobre todo en esta etapa de la vida. Para sobrevivir es necesario cierta dosis de locura y conformismo: si no  se puede correr, se camina; si no es posible mucho, cogemos lo poquito, pero no nos damos por vencidos.

martes, 8 de agosto de 2017

DIFERENTES NOMBRES POR LOS QUE LA GENTE ME LLAMA



En mi diario vivir, tanto en mi barrio como en mi lugar de trabajo, difícilmente  las personas me llaman por mi nombre, no sé, si es porque se lo encuentran feo.

Al principio, cuando era chiquita, no me gustaba; ahora, sigue siendo el mismo, pero me lo encuentro exótico. No muchas mujeres lo tienen y las que he conocido, son hermosas y bien cuidadas… Oh my god, cuanta modestia!!

Dentro de los sobrenombres que vienen a mi mente, están los siguientes:

Epi, Isa, Isaura, Isaló, Bella Dama, Mona, Madame, Perla Negra, Negra, Negrita, Negrura, Princesa, Morena, Loca, Isín, Vieja Mona, Sra. Millonaria, Mujer Fina,  Reina, Bella Amada, Mi Vecina Bella, Doña Glamour, y Madre Negra, hasta ahora.

Lo más divertido del caso, es que respondo por todos, ya que siento un cariño especial por cada persona que lo pronuncia. Y lo más chulo es que nunca me dicen mi verdadero nombre y no se imaginan lo bien que me hacen sentir.

A pesar de no haberme pedido permiso para el cambio… Acepto!!!

sábado, 5 de agosto de 2017

UN CLAVO SACA A OTRO CLAVO?





La afirmación es válida y aplicable, ciento por ciento, a personas con espíritu bohemio, que disfrutan a plenitud el volverse locas cuando van a alguna actividad artística, de esas que revolotean las emociones.

En mi caso, si se trata de ir a ver una película y salgo muy emocionada debido a que, a mi juicio, es excelente, caigo en un estado de shock; empiezo a ser víctima de una fijación mental y tengo que volver a verla, un ejemplo de esto es ´´Living Las Vegas.´´

Cuando se trata de shows artísticos el asunto toma matices dramáticos, una vez salgo del espectáculo, empiezo a escuchar y tararear las canciones durante muchos días. Este efecto solo se me pasa cuando viene otro de mis favoritos.

Cuando fui al primer concierto de Marcos Yaroide, lo escuchaba tantas veces, que un día mi marido me dijo que yo lo estaba abusando psicológicamente, igual me ha pasado en diferentes escenarios.

Pero cuando he durado más tiempo reflejando los efectos de esta situación, fue cuando asistí a un concierto de Chayanne. Durante meses estuve viendo el video´´ Bailando dos corazones´´, mínimo dos veces al día.

Actualmente, después de ver el concierto de Frank Ceara, las emociones artísticas de conciertos pasados han perdido vigencia y ahora, las canciones de Frank están ocupando extensos minutos de mi diario vivir.

Si aplico esto a los refranes podría afirmar, que en mi caso, “un clavo sí saca otro clavo”.



viernes, 4 de agosto de 2017

LOS DEMÁS SIEMPRE NOS INFLUENCIAN



Mi querida madre siempre me decía que una mala res echaba a perder un ganado. 

Hacía grandes esfuerzos por depurar a las personas con quienes yo me juntaba.

Cuando chiquita, yo era una especie de líder, y siempre había muchas niñas detrás de mí, dispuestas a hacer lo que yo dijera.

Todo estaba muy bonito, hasta que mi madre llegaba y les preguntaba a todas si no tenían oficios que hacer?  Y acto seguido, las mandaba para sus casas, mientras yo quería morir de vergüenza.

Ella decía que  quien no estudiaba jamás entendía al que lo hacía, y cuánta razón tenía, pues, a veces, una persona puede pasar largas horas estudiando o trabajando delante de  un computador, y algunos podrían pensar que es una persona vaga.

No se puede negar que las personas que nos acompañan logran cambios en nuestras vidas, unas veces positivos, otras no, pero muchas veces, nos sorprendemos haciendo cosas que no hacíamos, por la simple razón de que otro actúa así… Ojalá que todas las personas con las cuales interactuamos, marquen nuestras vida, pero de manera positiva.