lunes, 30 de mayo de 2022

CUANDO INTENTAMOS CAMBIAR A LOS DEMAS

 



Realmente es muy difícil para los seres humanos entender la “misión imposible” que  enfrentamos, al tratar de lograr que las personas con quienes nos rodeamos dejen de hacer aquellas cosas que nos irritan.

Me considero una persona sumamente planificada, con mucho respeto con el manejo del tiempo, y me irritan sobremanera las personas que pierden la noción del mismo.

Involucrada en la lectura, aprendí que, generalmente, resulta inútil tratar de organizar a los demás, y que, en cuanto a la impuntualidad se refiere, sacan de sus casillas a las personas con las cuales se involucran. No tienen problemas, debido a que ese hábito forma parte de su sistema de vida.

Para estos casos hay dos opciones: adaptarse a su sistema de vida, lo cual, en mi caso, es imposible, o como dicen por mi barrio, “Darle hilo y soltarla en banda” …

No podemos exigir que se comporten como nosotros queremos, debido a que cada cual tiene el derecho a actuar como le plazca, y quienes resulten afectados, siempre tienen la opción de marcharse.

Esa decisión me ha dado mucho resultado con los pacientes, como ya la secretaria está consciente de lo estricta que soy con el horario de mis consultas psicológicas, les advierte que, si se pasan de diez minutos, sin una excusa previa, me retiro a mi casa, sin ningún remordimiento.

 

 


No hay comentarios:

CUANDO INTENTAMOS CAMBIAR A LOS DEMAS

  Realmente es muy difícil para los seres humanos entender la “misión imposible” que   enfrentamos, al tratar de lograr que las personas c...