jueves, 28 de abril de 2011

EL CONTROL DESCONTROLADO



En los días anteriores a la semana santa, me hice el firme propósito de reiniciar uno de mis pasatiempos favoritos: ver películas excelentes, para estos fines le solicité varias prestadas a mi hijo.

Cuando empecé a introducir las películas, el control remoto del DVD, no me aceptaba las funciones de stop, pause y play,tenía que empujar el dedo con tanta presión que me dolía la mano derecha.

Mi esposo, solícito y atento como siempre, empezó a chequear el control para determinar si eran las pilas o si estaba dañado.

Luego de algunas conclusiones, finalmente decidimos cambiarle las pilas. Tan pronto llego la nueva, sin chequear, procedí a tirar a la basura la que supuestamente estaba dañada.

Hice el cambio de lugar y todo seguía igual. Empecé a rabiar y a decir que esa porquería de control no servía, que íbamos a tener que comprar otro.

Luego, ya sola en el lugar de los hechos me di cuenta de que estaba apuntando con el control hacia el lugar no adecuado: Hacia al televisor cuando lo correcto era al DVD…o sea la pila que tiré estaba buena.

Cuando descubrí mi burrada, por vergüenza pensé quedarme callada y no decirle nada a mi esposo, es decir aparentar que todos se había solucionado de manera natural, pero la honestidad que me caracteriza salió a flote y le confesé todo.

El sólo atinó a preguntarme por la pila que le quite y con toda la sinceridad del mundo le dije la verdad, ya que la empaque con una basura…se quedó callado, no externó lo que pensó, pues el pobre está acostumbrado a que me encanta tirar cosas….Moraleja: debemos chequear antes de tirar.

No hay comentarios: