martes, 6 de diciembre de 2011

POBRE DIOS…POBRE IGLESIA!



Hace mucho tiempo me preocupan una serie de actitudes que observo en los seres humanos y que me hacen pensar en el gran problema que debe tener papá Dios para poder cumplir con su agenda de cada día.

Diariamente él es invocado por las personas honradas, los ladrones, los psicópatas, los violadores, etc., siendo de uso común que todas las personas se persignen y en su nombre ejecuten las acciones planeadas.

Vi una película en la cual un asesino antes de ejecutar los crímenes, les repetía a las víctimas un versículo de la biblia, y luego podíamos ver como los acribillaba y los sesos se pegaban de los cristales del vehículo, y la sangre salpicaba el rostro del ejecutante.

He visto también algunas escenas en la cual un sicario va a asesinar una familia completa donde hay niños, y previamente le pide a altísimo su protección para poder salir airoso del trabajo, pienso que debería ser que estas personas ni siquiera se atrevieran a nombrar a Dios, ni a pisar la santa iglesia…

1 comentario:

Ernesto Rymer dijo...

En el nombre de Dios se han cometido se han cometido las mayores atrocidades en la historia de la humanidad, en lo colectivo y en lo individual y privado.
Yo he afirmado que hay 7 mil millones de dioses, y cada ser humano tiene uno, que le es propio y que es diferente a todos los demás.