martes, 2 de julio de 2013

NOSTALGIA POR PAOLA





El pasado viernes, luego de terminada la terapia de mi pierna, me dirigí a realizarme una limpieza facial. Como el trayecto no es tan largo, decidí hacerlo a pie.
Comencé a caminar y  sin darme cuenta estaba frente a un lugar del pasado, tan recordado para mi, que de pronto no sé por qué la nostalgia me embargó y mis ojos se llenaron de lágrimas.
Se trata del Estudio Diná de Educación Musical, lugar donde hace muchos años,  siendo mi hija   apenas una adolescente -con todos los sacrificios del mundo- la pusimos a estudiar piano, luego de haber descubierto en ella que tenía aptitudes para aprender a ejecutar dicho instrumento.
Recordé que todos los sábados  la llevaba en carro público; no recuerdo el tiempo que duraban las clases, pero  me iba a hacer diligencias para luego volver a recogerla. Recordé también que teníamos una situación económica tan difícil, que cuando le propuse a mi marido que la pusiéramos en ese lugar, sin ningún disimulo me dijo que yo estaba loca. Entendí que lo dijo porque realmente era materialmente imposible.
No le di mucha importancia y arranqué  con ella. En ese momento pensé  que si mi locura consistía en haber presenciado cuando ella, teniendo un pianito de juguetes, le pidió a un amigo de su hermano que le ayudara a encontrar como se tocaba el himno nacional y este le escribió las notas; convirtiéndose esto en una especie de tortura , ensayando todos los días, hasta que lo logró y luego aprendió a tocar “El ratoncito Miguel”. Valía la pena mi locura!
Valió la pena que  producto de oírla  ensayar una pieza que creo que se llamaba “Papá Heyden” y que ya mis oídos estuvieran  tan acostumbrados que despertaba soñándome con esa canción que  tantas veces repetía; más adelante hayamos tenido la oportunidad de oirla tocando en algún concierto, en una cárcel , o  en una parroquia. Es el premio que me dio la vida por observar a tiempo que ella tenía esa aptitud.
Sin ninguna modestia, digo que orgullosamente soy la autora de que esa negrita ejecute ese instrumento. Es  recomendable que los padres siempre estén atentos cuando los niños juegan, ya que a veces hacen dramatizaciones de lo que pueden ser en el futuro, no sé quien dijo que si no aprovechas y disfrutas a tiempo las diferentes etapas de tus hijos, simplemente las perdiste, porque no se repiten. Ayer andaba de manos con ella, hoy el tiempo es tan difícil que tengo que coordinar para que nos reunamos…

No hay comentarios: