domingo, 27 de diciembre de 2015

YO ACEPTO



No vayan a pensar que estoy ante un juez o ante un sacerdote reafirmando mi vínculo matrimonial, no, no se trata de eso, simplemente son una serie de deficiencias o descuidos que tengo y que son objeto de cuestionamientos por algunas personas,pero que a mí me dejan igualita:

-Nunca me ha interesado ni me interesa aprender a conducir.

-De la biblia sólo he leído los salmos 23,35 y el 91(para algunos creyentes esto es el final del mundo.

-Nunca he entendido los puntos cardinales y cuando alguien empieza a hablarme de las regiones del país, simplemente le digo que nunca aprendí geografía, me la ´´embotellaba´´ para salir del paso.

-No me gusta el vino seco, lo prefiero dulce y si es moscatel caballo blanco o vino león mejor (Siempre creo que hay muchas personas que dicen que le gusta por privar en finas, yo me lo encuentro malísimo y me pregunto para qué aparentar?

-Nunca aprendí a rezar el rosario, siempre todas esas bolitas o cuencas hacían que yo me cansara.

Finalmente, nunca me enseñaron a ir a misa todos los domingos y pienso que si no aprendí cuando niña. Ahora es más difícil, viendo a algunas personas que hacen tantas cosas malas utilizando el nombre de Dios como estandarte.

De modo que no creo necesario a esta edad hacer cambios tan dramáticos ya que aprendí en mis estudios de psicología que las cosas que hay que cambiar son las que afectan a otros… ¿A quién le afectan estas fallas mías?

No hay comentarios: