viernes, 2 de agosto de 2013

TODO OCURRE POR ALGO

Cuando nos pasan cosas malas, generalmente nos falla la fe y tendemos a preguntarnos la razón.

A veces es necesario que pase un tiempo largo para que asimilemos el plan que el Divino Maestro tiene para nosotros.

Siempre pienso que cuando tenemos un rol muy protagónico, y creemos que somos indispensables en cualquier tarea que desempeñemos en el momento, logrando  con esto que nos llenemos de stress, el señor que está allá arriba mueve la tecla de pausa para hacernos entender que no somos dueños del mundo, que estamos aquí sólo de paso.

Si eres de esas personas, debes empezar a soltar antes de que al señor se le vaya a quedar la tecla atascada y no haya  segundas oportunidades…

 

No hay comentarios: