jueves, 24 de julio de 2014

HASTA QUE PUNTO SE LE DEBE CREER A LOS HIJOS




Conocí a una mujer que tuvo un hijo, ella trabajaba horario corrido, por esta razón el chico pasaba el día prácticamente a merced del cuidado de los vecinos.

Cuando era chico ella le daba todos los gustos, por ejemplo cuando pasaba  la guagua vendiendo helados, si ella no tenía dinero, salía a buscar  prestado para que el niño no llorara.

El padre murió y conforme el niño  fue creciendo, como es normal hacia muchas travesuras, hasta pedía prestado a nombre de la madre siendo mentiras, robaba juguetes de otros niños y cuando se le decía a la madre, esta reaccionaba ofendida y se enemistaba.

Ella se mudó del barrio debido a que los vecinos le daban muchas querellas del niño y a ella no le gustaba…

Allí el chico se convirtió en un joven con un gran curriculum delincuencial, ella le consiguió un trabajo como mensajero y el falsificó varios volantes del banco y se cogió el dinero.

Cuando cayó preso todos los familiares opinaron que lo dejara en la cárcel, pero ella vendió una casita que tenía y lo sacó de la cárcel...

Una noche él se vio envuelto en un hecho horrible donde hubo muertos y logró irse del país.

Luego de unos meses regresó fresco como una  lechuga y fue masacrado en un ajuste de cuentas…tiempo despues ella murió, pienso que la nostalgia tuvo mucho que ver…Algunos meses antes de suceder esto me informó que había lamentado no hacer caso a las querellas  de los vecinos por las cuales se mudó…¡QUE TRISTE!

No hay comentarios: