jueves, 10 de julio de 2014

SOLO PARA HOMBRES INTELIGENTES


Todas las mañanas mientras me arreglo para ir al trabajo oigo mi emisora favorita: Estrella 90 (90.5FM). Es un inicio del día lleno de energía.

Desde la 7:00 A.M. hay una pareja de jóvenes conduciendo una sección que se llama LEVANTATE, en ella siempre tienen una serie de comentarios que aportan muchísimo.

El pasado lunes hablaron de la razón por la cual la mayoría de los hombres, al terminar de hacer el amor con su pareja, tienden a cambiar de posición, a dormirse, a pararse de la cama , a fumar un cigarrillo, y si es una relación furtiva hasta se  paran de la cama y se ponen la ropa.

La mujer en cambio es diferente: luego de  finalizado el acto le gusta que la abracen y que se queden a su lado; en algunos casos podría interpretar que el hombre sólo la quería para desahogar sus instintos…

Lo maravilloso del caso es que este comportamiento tiene una explicación científica: las mujeres tenemos algo que los hombres no y es una hormona maravillosa que se llama Oxitocina, llamada la hormona del amor.

La misma se activa durante las relaciones sexuales y es la responsable de que la mujer quiera ser añoñada, consentida, acurrucuda.

A partir de ahora, todo hombre que lea este artículo, si acostumbra a despegarse de su pareja después de amarla, debe saber que  haciendo lo contrario tendrá más beneficios y mejor respuesta sexual, y en cuanto a la mujer, si adquiere este conocimiento dejará de pensar que el hombre no la quiere. No es su culpa, no tiene oxitocina ya que  lamentablemente sólo es propiedad de nosotras.

No hay comentarios: