jueves, 12 de marzo de 2015

LAS FOTOS MIENTEN





Me pregunto cómo es posible que un fotógrafo pueda lograr una foto donde una persona luzca tan sonriente en medio de un dolor tan espantoso como el que yo tenía ese día.

Ese fue el día en que me graduaba de mi Maestría en Terapia Familiar y de Pareja, esto fue en la Universidad Católica Santo Domingo, yo tenía además de mis problemas de artrosis en la rodilla izquierda, una tendinitis que me incapacitaba para poder apoyarme en dicha pierna.

Mis grandes traumas eran ir al baño y tener que desfilar, gracias a Dios que esto último fue breve, cada paso que daba sentía que se me iba la vida.

El pasillo para recibir el título era bastante largo, gracias a Dios llamaban a varios graduandos al mismo tiempo y pude llegar al destino final: Mi diploma que me acreditaba como merecedora de un Magna Cum Laude.

Todas mis fotos quedaron impecables, cuando llegué a mi casa, con grandes deseos de llorar producto del dolor ,procedí a cambiarme de ropa y acostarme, aunque en las fotos me veía muy feliz, mi realidad era otra bien distinta, por eso digo que a veces las fotos mienten.

No hay comentarios: