lunes, 5 de septiembre de 2016

GUARDEMOS NUESTRAS OPINIONES










Conocí  a una persona con unos juicios muy certeros, ella siempre decía: ´´Cuando su  boca no encuentre que hablar, quédese callado  (a).´´ 

Siempre  recuerdo su frase debido a que los seres humanos a veces hablamos por hablar, nos creemos dueños absolutos de la verdad, opinamos, sugerimos, aconsejamos muchas veces en situaciones en que no es lo correcto.

Pienso que la mayoría de los seres humanos cuando tenemos problemas, sabemos exactamente donde está la solución, siempre trato de enfocar a los pacientes en  la búsqueda de la  solución, sin  influir en sus decisiones con consejos.

Tuve un profesor en la universidad que decía que un consejero no necesariamente tiene que ser psicólogo, puede ser un sacerdote, un vecino, un amigo, cualquier persona que pueda orientarnos, se puede hacer, pero sin vender la idea de que  la otra persona  tiene que hacer lo que hacemos nosotros porque es lo mejor.

Algo muy diferente sucede cuando nos piden opinión, por esta razón es recomendable que antes de opinar nos preguntemos: Nos pidieron opinar?

No hay comentarios: