lunes, 29 de agosto de 2016

UNA VEZ…





Alguien le contaba a otra persona que tuvo  una supervisora a la cual le encantaba que le dijeran ´´jefa, ´´ le fascinaba el chisme y recurría a cualquier medio para lograr ser la protagonista de la película.

Cuando ella fue designada  en esa oficina  encontró a dos empleadas que eran muy amigas, ella sintió que esa relación le molestaba y sembró la semilla de la discordia entre ambas, hasta que finalmente logró que pasaran a ser simples compañeras de trabajo.

Una de las dos era muy popular y siempre algunas personas que la apreciaban pasaban a saludarla,  situación que tenía a la ´´jefa´´ fuera de sus casillas, a esto se sumaba que a veces por su apariencia no creían que ella  era la supervisora.

Un día molesta con esa situación pensó que encontró una solución magistral: Sentar a la mencionada empleada en un lugar escondido donde nadie pudiera verla ni saludarla.

Justificó esto en nombre de la concentración que se necesita en el área de trabajo, pero lamentablemente la situación duró muy poco…Y saben lo que pasó?...Sencillo, las personas que iban buscando a la chica, preguntaban por ella y pasaban al directo al lugar donde  estaba, no quedándole a la jefa más remedio que reversar la disposición…Como dicen en algunos campos: ´´Fue más la sal que el chivo. ´´

No hay comentarios: