miércoles, 30 de mayo de 2018

CUIDADO AL PEDIR A DIOS Parte 1




Hace ya algún tiempo, recibí un mensaje de esos que cambian vidas, me lo envió mi queridísimo yerno. En el mismo, se cuestionaba en torno a qué pasaría con los seres humanos si Dios nos quitara todo aquello por lo cual nos quejamos.
Por ejemplo:

-Estoy harto de este maldito trabajo!...Te quedas sin trabajo.
-Este hombre me tiene cansada y aburrida!...Enviudas.

Los ejemplos eran muchos, sé que después de leerlos, caí en un estado de meditación tan profunda, que desde ese día lo pienso mucho antes de quejarme.

Un ejemplo de  esto, es una película cubana que vi  una noche de estas, no sé el nombre, debido a que había comenzado cuando empecé a verla.

Se trataba de una mujer muy joven y bella, casada, con dos hijos, una madre que requería atención y dos  trabajos.

Al parecer no se planificaba para semejante agenda, y tenía la vida convertida en un caos, solo con ver el aparataje para preparar los niños para el colegio me hizo  sentir sumamente estresada, ya podrán imaginarse que para el marido tampoco había calidad de tiempo.

No pude ver qué tanto era lo que ella pedía a Dios, pero parece que lo tenía hastiado, pues él le habló a ella, y con una voz que parecía de ultratumba le dijo que ya estaba cansado de oírla quejándose siempre y pidiendo lo mismo, y le prometió resolverle su situación.

Resultado?...Dios le puso a su disposición cuatro mujeres, tan iguales a ella, que más bien parecían clones, todas dispuestas a hacer lo que ella ordenara, y todas le repetían que eran su propio yo….Continuará.


No hay comentarios: