lunes, 7 de junio de 2021

¿LOS ESPEJOS MIENTEN?

 


Me sorprende que, quizás producto de los estragos que ha causado el COVID-19 en el mundo, haya habido un incremento en la obesidad, algo muy normal, pues tanto el encierro, como el miedo a ser contagiado, son factores determinantes en la ingesta desproporcionada de alimentos, especialmente si no se tiene una rutina de ejercicios y el firme propósito de lucir bien.

En ocasiones, veo personas a las que siempre saludaba, y al verlas, he tenido que disimular mi asombro, pues, algunas, han sufrido una transformación bastante negativa. Otras, parecerían no tener espejos en sus casas o que éste les miente, ya que, quizás por necesidad, se ven en la obligación de ponerse ropas que antes de la pandemia les ajustaban bien, pero ahora, parecería que “el muerto era más chiquito.”

No se trata de empezar a buscar excusas, el mejor parámetro para saber si estamos ganando peso, es la misma ropa. Si hoy no le ajusta la talla que hace un mes lo hacía, esto significa que ha llegado el momento de reconocer que es necesario observarnos y aceptar que debemos perder peso.

Seamos viejos o jóvenes, no debemos resignarnos a agrandar la ropa. De manera urgente, empecemos un plan de ejercicios, ya que, una vez ganadas una cantidad excesiva de libras, la situación puede ser catastrófica, pues, se puede poner en riesgo la salud.

Amémonos, esto significa cuidarse, tener bien claro que no podemos seguir comiendo todo lo que se nos antoja.

Ahora bien, en ocasiones, esto no podemos hacerlo sin ayuda profesional. Analice, si ve que no puede, busque la ayuda hoy mismo, que su cuerpo se lo agradecerá.


No hay comentarios:

NO LE DEMOS VENTAJA A LA TRISTEZA

  Producto de la cadena de situaciones que se nos presentan a diario, es muy probable que en algunos momentos que deben ser de felicidad p...