martes, 22 de junio de 2021

LOS DOMINICANOS Y SUS RECETAS MÉDICAS



Estoy totalmente convencida de que nunca se me van a terminar los temas para escribir, sencillamente porque mis artículos son ligeros, sin grandes pretensiones y con sucesos que ocurren en mi diario vivir.

Como soy muy amistosa, tengo mucha facilidad para interactuar con personas, aun cuando tenga poco tiempo tratándolas.

En mi caminata matutina, hay una larga cadena de saludos de  personas que a diario me ven pasar.

Todos los días veo a un señor que tiene un negocio de lavar carros, en plena calle. Para estos fines, conecta una manguera desde un negocio, y la atraviesa por todo el medio de la calle.

Sucedió que un día no lo vi, y al día siguiente, al verlo, le pregunté por su salud, me dijo que tuvo problemas con ambas rodillas, pues le dolían mucho. Yo le respondí, que también he tenido muchos problemas con las mías, y acto  seguido, me pregunta qué uso para eso.

Como es un señor muy humilde, no entré en muchos detalles, debido a que, con lo que he invertido en mis piernas, las cuales hasta tienen su nombre (Isadora y Edith), en honor a dos grandes celebridades, quizás hubiese podido comprar un carro. Simplemente le dije que tomaba calmantes cuando me dolían.

El señor, de una manera casi teatral, me tocó un hombro, acto seguido, me dijo que lo mirara a los ojos, que me iba a dar un remedio que me iba a acordar de él para toda la vida:

“Usted va al mercado y compra tabaco, lo corta en pedacitos, jabón de cuaba, también picadito y gasolina.

Todo esto, lo mete en una botella y empieza a darse masajes. Se acordará de mi”.

Realmente, siempre me acordaré de él, porque no entiendo cómo, si él desarrolló esa fórmula, tiene un nivel de cojera grandísimo. Pensé, en primer lugar, que no la está usando o no sirve.

Me despedí, dándole las gracias por su  excelente receta, y pensando que a los dominicanos, nos encanta auto medicarnos. 

 

 


No hay comentarios:

LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES

  LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES Con toda la sinceridad que me caracteriza, confieso que de la Santa Biblia, solo he leído el Salmo ...