viernes, 19 de febrero de 2010

LAS SUCIAS MENTIRAS



Las odio por encima de todas las cosas, no importa lo pequeña que sean, tan pronto descubro que alguien me ha dicho alguna, inmediatamente me pongo a la defensiva y no le creo jamás en la vida.

Lo más triste del caso es que a muchos seres humanos nos resulta más fácil decirlas, que enfrentar las situaciones con la verdad, pues para decir esta ultima hay que ser a veces muy valiente.

Todas las personas amigas saben que digo que la verdad es más cómoda, porque es una sola y no se olvida, la mentira en cambio tiene muchas versiones y hay que tener una inteligencia superior para siempre recordar lo que dijiste.

Una vez tuve un vecino al cual tuve mucha admiración y respeto, y para mí él siempre decía la verdad, oigan a continuación, la historia que me conto:

¨Una vez yo vivía al lado de una vecina que tenía dos hijos, uno era de ella y su esposo y el otro lo estaba criando, pues era de la primera relación de su pareja.

Ella consentía al de ella y al otro lo maltrataba mucho y le decía muchas maldiciones….eso ocurrió en este país en el año 1965, cuando la revolución del 24 de abril.

En plena guerra se oían tiros y morteros y el niño que no era su hijo, salió a ver qué era lo que sonaba, la mujer le dijo: ¡Ojala te maten!

Luego de un estruendo, según mi vecino,él presenció cuando el niño con el corazón en la mano, le dijo a la madrastra: ¡toma mami, me mataron!

Habladorazo……… ¿Ustedes se imaginan que un ser humano sin el corazón pueda hablar y caminar?.....jamás creí nada que mi desaparecido vecino me dijera una mentira semejante, en ese momento pensé que cuando se muriera, iba a ser necesario dos ataudes:uno para el cuerpo y otro para la lengua.

No hay comentarios: