jueves, 13 de junio de 2013

PESADILLA DE UN NIÑO AFICIONADO A LOS CARRITOS


Había una vez un niño al cual le gustaban mucho los carritos, se podía  afirmar que ese era su principal entretenimiento.

Con la autorización de sus padres entraba en la computadora a unos juegos donde según se va ganando, se van escalando niveles.

Un día en el cual el niño no tenía clases, su abuela le permitió un tiempo extra en la PC, su emoción era tan grande que no midió el tiempo, estuvo jugando aproximadamente tres horas.

Normalmente después que  él utilizaba la computadora, se ponía a ver un poco de televisión antes de acostarse… ese día se rindió desde que su abuela le dijo que era hora de apagarla.

Tan pronto el niño se acostó, se durmió plácidamente, pero luego de transcurrida una hora se  tiró de la cama sudoroso y asustado, debido a que soñó que una cantidad grande de carritos le perseguían sin que el pudiese hacer algo para detenerlos.

La abuela lo calmó  diciéndole que a veces vemos cosas que nos impresionan y luego nos soñamos con ellas.

Luego de la terapia abuelística, volvió a la cama, pero en la madrugada volvió a asustarse y la abuela agotada lo dejó dormir  en medio de ella y el abuelo.

Al día siguiente, cuando la abuela lo interrogaba preguntándole que si él  había jugado lo de siempre, el niño aun la miraba asustado, la abuela empezó a reírse y la reacción del chico, poniéndole la mano en el pecho a la abuela  fue la siguiente:
“Abuela, cálmate, no te rías así, si pasas veinticinco minutos riéndote de esa forma, te puede dar algo y morirte”…iiQUE TIGUERAZO EL NIÑO!!



No hay comentarios: