viernes, 19 de junio de 2015

RECUERDOS DE UNA TERAPIA



Hace un tiempo duré un año aprendiendo terapia de grupos con un excelente maestro, en el mismo se aprendían las técnicas para manejar grupos y al mismo tiempo se podía compartir nuestros problemas y juntos trabajábamos en pro de la solución.

Todos a su debido tiempo fuimos abriéndonos a hablar de nuestras penas y frustraciones, en el grupo había un solo varón el cual tuvo miedo de enfrentar sus problemas y emigró.

Un día hicimos una dinámica en la cual cada uno de nosotros de manera anónima debía describir a la persona del grupo con la que sintiera que tenía empatía, debía resaltar sus virtudes y sus defectos.

Se intercambiaban los escritos y otra persona distinta al que escribió leía en voz alta y debíamos adivinar de quien se hablaba.

Para mi sorpresa algunos del grupo dijeron que yo era muy agradable, pero…Era muy directa al momento de decir la verdad,hasta ofensiva aveces, inclusive el maestro dijo algo parecido a que ´´Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que hablamos´´

Salí de ahí indignada debido a que me sentí acorralada mientras pensaba: ´´Única mujer que era censurada por decir la verdad´´
Antes de salir de mi indignación oí a la cantante Gloria Trevi decir que parte de sus fracasos había sido que nunca había tenido un filtro entre su cerebro y su lengua.

Durante mucho tiempo estuve pensando en estas cosas aprendidas y pienso que las asimilé, hay que ser muy cuidadoso con la verdad ya que la palabra tiene mucho poder, a veces tenemos que ponerle algún adornito porque no todo el mundo está preparado para asimilarla como tal, pero si debemos ser grandes defensores de la misma.

No hay comentarios: