sábado, 16 de abril de 2016

LA VIOLENCIA Y EL SACERDOCIO



Hubo una vez un sacerdote que tenía la virtud de oficiar la misa más bella y solemne que ojos humanos hayan visto, realmente se transformaba y hacía de la misma un momento sublime, parecería que Dios encarnaba en él y se podía sentir que nadie lo igualaba.

En él se cumplía a cabalidad la divina frase: ´´Dejad que los niños vengan a mí,´´ ya que efectivamente todos los pequeñitos acudían a abrazarlo y a disfrutar de la magia del momento siendo acogidos amorosamente en sus brazos.

Todo hasta ahí va bien, pero, pero, PERO… Se extralimitaba cuando consideraba que las cosas estaban mal, llegando a grandes extremos, tanto así que demostraba que había elegido la profesión equivocada, podía llegar a ser en extremo grosero.

Logró grandes cambios en la parroquia y sus alrededores, pero todos le temían, nadie se atrevía a contradecirlo, podía en ocasiones irse a los puños como un simple mortal.

Las personas al observar sus acciones se preguntaban: ¿Por qué sacerdote?


No hay comentarios:

LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES

  LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES Con toda la sinceridad que me caracteriza, confieso que de la Santa Biblia, solo he leído el Salmo ...