jueves, 28 de febrero de 2019

BENDICIONES MATUTINA 11/02/19




Siempre hay espacio y motivos para dar gracias a Dios: Por un nuevo amanecer, por el sol, la lluvia, pero sobre todo por sentirnos vivos.

Hace unos días, bien temprano de la mañana, me levanté con la intención de realizar mi caminata  acostumbrada, pero al ver el chorro de agua que llegaba, desistí, me puse en actitud, de realizar mis quehaceres y aprovechar para rellenar mis tinacos.

Todo el que me conoce sabe que durante diez años, estuve luchando arduamente hasta lograr que el preciado líquido llegara a mi casa. Fui recompensada, y de qué manera.

Una muestra de ello, es que mientras llenaba algunos envases de reserva, en tres ocasiones la presión de la manguera hizo que esta se saliera, y se me llenara el patio de agua.

Esto me llevó a reflexión y a dar gracias a Dios, y hablando sola, dije: Gracias papá Dios, por permitir ser recompensada con tanta abundancia de agua, y no entiendo como vino a mi mente, agradecer también porque siendo una negrita que viene del subterráneo, he salido ilesa  de  algunas situaciones que se han presentado con personas de niveles jerárquicos  sumamente elevados, a donde solo he podido penetrar gracias a los estudios realizados, y salir  triunfante gracias a papá Dios.

No hay comentarios:

SUERTE DE CHAPEADORAS

Definitivamente, solo hay que estar vivos para que nuestros oídos se mantengan ejercitados, aunque digamos que no vamos a prestar atenci...