jueves, 27 de febrero de 2020

EL ARTE DE DELEGAR

Resultado de imagen de personas que no delegan

  
Aprender a delegar es imprescindible para alcanzar el éxito. Los seres humanos no somos pulpos, ni podemos pretender realizar todas las labores de las personas que están bajo nuestra supervisión. Esto se aplica tanto en lo laboral, como en el hogar.

Tomemos  como ejemplo el caso de un director de orquesta, para que se logre un sonido perfecto, todos y cada uno  de los músicos deben hacer su trabajo, él no puede tocar todos los instrumentos a la vez, dirige, supervisa y corrige. Ningún músico solo, es capaz al  mismo tiempo de ejecutar todos los instrumentos, tendría que ser un hombre orquesta.

No delegar es una característica  de las personas perfeccionistas y desconfiadas, que generalmente, quieren el mérito para ellas solas, ahora bien, delegar  supone  tener cierto grado de flexibilidad cuando el supervisado comete un error.

Supone adiestrar, y en ocasiones no hay la suficiente paciencia, y  puede existir un sentimiento de miedo oculto a ser desplazado.

Cuando no practicamos este arte, somos víctimas del agotamiento, de la acumulación de  tareas excesivas por realizar, lo cual puede contribuir a que se nos desestabilice lo más importante en el ser humano: La salud.


No hay comentarios:

Yo también me confieso DOMINGO, 28 DE JUNIO DE 2020 11:01  POR EPIFANIA DE LA CRUZ Hace unos días, mi amigo-hermano, Danie...