sábado, 10 de octubre de 2020

PALO SI BOGA Y PALO SI NO BOGA



Siempre  he manifestado la gran predilección que siento por los  refranes, ellos encierran siempre una gran verdad.

En los últimos días me he manejado con una persona que parece la inspiración para este refrán.

Siempre vive buscando excusas para aplazar los trabajos, y a pesar de ser excelente, da mil vueltas para resolver los problemas.

Si está nublado, afirma que como está el día, así se siente él,  y si el sol está muy radiante, dice que tiene que esperar que  baje su potencia para poder trabajar, como si tuviera en su interior un servicio de meteorología.

Cuando oí este discurso pronunciado por  él como si fuera algo normal, no me pude contener y le pregunté la edad, cuando me la dijo, me quedé en shock al pensar, que  cómo es posible que una persona tan joven y con muchos hijos, pueda actuar de esa forma.

En tono de burla le dije: Mi hijo, pero entonces, en tiempo en que hay tormenta y un sol esplendoroso, los trabajos se jodieron…Y el muy cínico simplemente se encogió  de hombros...Vaya personaje!

 

 

No hay comentarios:

LO QUE EL COVID SE LLEVÓ

        El título me trae a la memoria una película viejísima, pero   a pesar de gustarme mucho el cine, esta vez, ese no es el tema. Ha...