lunes, 19 de enero de 2015

LA DANZA AJENA




Uno de los problemas que tenemos los seres humanos es la falta de autenticidad, es querer hacer cosas simplemente por complacer a los demás, esto se debe en algunos casos a que queremos que otros se sientan bien aunque nosotros estemos incómodos, algunas veces no nos damos cuenta de que lo hacemos debido a que necesitamos ser aceptados en un ambiente determinado aunque dejemos de ser nosotros mismos.

Este año que recién inicia es propicio para reflexionar en torno a las cosas que realmente deseamos, uno de los parámetros que nos ayuda a medir esto realmente es nuestro cuerpo, casi siempre él tiene la razón, pero nosotros no le hacemos caso.

Mi querida madre tenía una expresión muy de ella, siempre afirmaba: ´´Si tu cuerpo no te ita ir a algún sitio, no vayas´´(Como ella tenía un idioma especial, pienso que ita para ella significa sentir deseos de hacer algo).

Siempre si en algún momento yo decía que no quería ir a un lugar, me convencía de no hacerlo con esa expresión e inclusive me decía que cuando uno hace lo contrario a lo que su cuerpo le dice a veces le suceden cosas malas.

Partiendo de estas reflexiones y en la medida de lo posible les invito a dejar de aceptar situaciones que resulten incómodas sólo para complacer a otros, cuando caemos en ese juego es como si bailáramos una danza que no es nuestra lo que ocasiona que sea muy difícil que nos acoplemos.

No hay comentarios: