lunes, 18 de septiembre de 2017

¡AY LOS DOMINICANOS!

¡AY LOS DOMINICANOS!

Una de las características de muchos de  nosotros es meternos en lo que no nos importa. Esta mañana, mientras mi marido y yo realizábamos nuestra caminata matutina sucedió lo siguiente:

Mientras hablábamos, mencioné la palabra boletín, no nos dábamos cuenta que detrás de nosotros venía un tipo corriendo. Como si estuviéramos  conversando con él, respondió: Ya viene y se llama María, y también mencionó a José, mientras pasaba delante de nosotros corriendo de prisa.

Al principio  creí que se refería a personajes bíblicos, pero mi marido me aclaró que el señor, al oir  la palabra ´´boletines´´, entendió que hablábamos las últimas tormentas…Por amor de Dios, qué hombre más comeboca.


 






No hay comentarios:

CUANDO INTENTAMOS CAMBIAR A LOS DEMAS

  Realmente es muy difícil para los seres humanos entender la “misión imposible” que   enfrentamos, al tratar de lograr que las personas c...