viernes, 22 de septiembre de 2017

EL PODER DE LAS PALABRAS



Muchas veces he afirmado de manera jocosa, que el ladrón que intente robarme, va a ir en ´´coche´´, expresión usada por nosotros los dominicanos, como sinónimo de que no va tener que coger lucha, siempre me he dicho a mí misma, que en medio de un atraco, doy obedientemente todo lo que pidan, y si los nervios lo permiten, le hago sentir que es dueño del poder.

Como  está demostrado científicamente el efecto que tienen las palabras y pensamientos en nuestro cerebro, pienso que eso contribuyó con el estado de serenidad que mantuve cuando fui despojada de mi cartera, el pasado martes 19/917.

Algunas personas en mi lugar, hubieran gritado: ¡Un ladrón, un ladrón!, provocando con esto, que todos los ´´tigueres´´ del barrio, le cayeran detrás, pero en fracciones de segundos, solo pensé en mi vida, ella tiene un valor incalculable para mi…No sé  exactamente cuántas personas en el mundo entero, se aman tanto como yo. No hay dinero en el mundo que pueda comprar a esta negrita , que viniendo del subterráneo, ha sido  capaz de lograr la mayoría de las cosas no materiales que dan felicidad a los seres humanos.

Reaccionar de manera agresiva en estos casos, es darle poder al diablo para que los delincuentes  aumenten con orgullo su record de personas que  han perdido su vida  enfrentándose  a ellos, por defender simples cosas materiales.


Las gracias al gigante, por permitir que siga viviendo, escribiendo, gozando de mi familia, de las personas que corresponden a mi cariño, de las cosas simples que me dan emociones, y por poder tener la virtud ver belleza donde otros ven basura.

No hay comentarios: