miércoles, 20 de junio de 2018

MÁS VIVENCIAS CON LOS TAXISTAS



Con tantas cosas que suceden con estos personajes,creo que podré terminar escribiendo un libro.

Hace unos días, tenía que hacer unas diligencias en el banco, debía retirar una cantidad de dinero, en realidad sentí miedo de ir sola, y  procedí  entonces  a llamar a una compañía de taxi.

Vino un señor bastante maduro, le solicité que me llevara al banco, me esperara y que luego me llevara a mi casa. Tan pronto oyó lo último, me dijo que era muy lejos, yo le respondí que si viviera cerca, no pagaría ese servicio.

Al oír mi respuesta, me dijo que iba donde el cliente dijera, pero cuando salí hacia el banco, le dije que si podía dejar un bulto que yo tenía, ya que asumí que  me esperaría, él me dijo que  me lo llevara,  que se iba a estacionar bien. Eso me dio mala espina, no obstante le pedí un número de celular.

Aproximadamente en cinco minutos terminé la transacción, pero lo llamé cinco veces y nada de responder. El señor me dejó plantada, con tan mala suerte que llamé nueva vez a la compañía de taxi, y resultó que  la persona que vino, era nada más y nada menos que el encargado de disciplina.

Tan pronto le comenté lo ocurrido, llamó a la compañía y denunció el comportamiento  del taxista…La respuesta fue ocho horas suspendido. Entiendo que se mereció el castigo.



No hay comentarios: