viernes, 25 de diciembre de 2020

GUARDAR LAS COSAS TRISTES


 

Es casi una costumbre en los seres humanos, durante las fechas festivas, traer al escenario los recuerdos tristes, y dañar el momento.

No siempre se  pueden controlar las emociones, y es humano recordar cosas que estuvieron antes  y ya no.

Gracias a Dios y a las técnicas aprendidas durante mis estudios de psicología, con muchos días anticipados, empecé  a trabajarme algo que podía dañarnos, tanto a mi marido como yo, la celebración navideña.

Ese algo tiene un nombre: Medardo, amigo, hermano, compadre, un ser humano excepcional, el cual llegó a nuestras vidas para quedarse de manera permanente, aunque físicamente partió a otra dimensión.

Siempre era la primera en llegar a nuestra casa, una canasta tan  fina y exquisita como él.

No ha pasado tanto tiempo de su viaje de ida, y en días pasados, me encontré con la última que  recibimos de él, y la cual aún yo conservo. Automáticamente la tristeza se apoderó de mí, pero decidí ´´autoreapearme´´.

A renglón seguida, la coloqué en un lugar donde la viera todos los días, en vez de esconderla, lo cual no resuelve nada, solo puede empeorar  la situación.

Repetí en varias ocasiones, que no lo voy a recordar con tristeza, porque él y ella, eran enemigos, y pude lograr  que espiritualmente compartiera un vino con nosotros, como en aquellos tiempos de bohemia que nunca saldrán de nuestros corazones.

No hay comentarios:

LOS DOMINICANOS Y SUS RECETAS MÉDICAS

Estoy totalmente convencida de que nunca se me van a terminar los temas para escribir, sencillamente porque mis artículos son ligeros, sin...