martes, 10 de agosto de 2010

GRACIAS BARRIALES



A un niño nacido por mi casa, contemporáneo de mi último nietecito, con apenas cuatro meses, mientras lo cargaba, me cansaba de hacerle monerías y él no se reía.

A renglón seguido, llegó una de las vecinas más odiosas que hay por mi casa, y lean la gracia que ella empezó a hacerle al bebe ( escribo como ella pronunciaba las palabras)

-Cocha ma linda mi niño, mira como se rie, simpático que e, quiera Dio que no salga tiguere ni delincuente como su padre.
-Verdá chichí que tu no va a se delincuente?
-La madre del niño en lugar de ofenderse contesta: Quiera Dios… y se rie.
-Yo vuelvo a hacerle monerías al bebe y este puso su cara seria y hasta quería llorar...
-La mujer vuelve y le repite lo mismo y el bebe se muere de la risa…! Cosa más grande la inocencia!

No hay comentarios:

COMO SIEMPRE ME SUCEDE EN LAS SALAS DE ESPERA

    Cada vez que   estoy en la sala de espera de una clínica, por más esfuerzos que hago para que no sucedan estas cosas, siempre   ap...