martes, 10 de agosto de 2010

GRACIAS BARRIALES



A un niño nacido por mi casa, contemporáneo de mi último nietecito, con apenas cuatro meses, mientras lo cargaba, me cansaba de hacerle monerías y él no se reía.

A renglón seguida llegó una de las vecinas más odiosas que hay por mi casa y lean la gracia que ella empezó a hacerle al bebe ( escribo como ella pronunciaba las palabras)

-Cocha ma linda mi niño, mira como se rie, simpático que e, quiera Dio que no salga tiguere ni delincuente como su padre.
-Verdá chichí que tu no va a se delincuente?
-La madre del niño en lugar de ofenderse contesta: Quiera Dios… y se rie.
-Yo vuelvo a hacerle monerías al bebe y este puso su cara seria y hasta quería llorar...
-La mujer vuelve y le repite lo mismo y el bebe se muere de la risa…! Cosa más grande la inocencia!

No hay comentarios: