jueves, 9 de junio de 2011

UNA KERMESSE EN EL CEMENTERIO



Lo que les voy a contar me parece que sólo puede suceder en un país tan jocoso y con tanta capacidad para evadir los problemas, adivinen: República Dominicana.

El pasado día de las madres, mi hija y su esposo fueron al cementerio Cristo Salvador, a visitar la tumba de la madre de él, recién fallecida.

Según me contaron, cuando llegaron a la entrada del camposanto, aunque ustedes no lo crean, en ese espacio habían organizado una Kermesse(se le llama así en este país, a una celebración en la cual se vende comida,se hacen rifas y hasta se organizan mercados de pulgas)

Si no saben los que leen este blog que son de otros países que son mercados de pulgas, son venta de ropas de medio uso, lógicamente a un módico precio.

¿Ustedes se imaginan semejante negocio en plena entrada de un camposanto?
Ellos me narraron cómo se exhibían una serie de platos populares tales como moro, carne de cerdo, ensalada, los cuales al mismo tiempo eran anunciados con altoparlantes.

Me quedé espantada porque pienso que el último lugar del mundo donde yo me comería una comida, sería en un cementerio, primero por respeto al lugar, y luego por la cantidad de bacterias que deben deambular en los camposantos…estas cosas puede que no se vean en otros países, pero aquí se ve todo… así somos.

No hay comentarios: