jueves, 30 de junio de 2011

ARROGANCIA BACHATERA




De la misma forma en que perdemos el juicio por un artista determinado, hay otros a quienes sin ninguna razón lógica, detestamos y hasta somos capaces de cambiar inmediatamente el televisor, o la emisora.

Si hay algo que me molesta en un artista, especialmente si canta música de pueblo, es que se quiera proyectar de una forma que se pueda interpretar que menosprecia el género del cual se está manteniendo, es como morder la mano que nos da de comer.

Este es el caso de un interprete dominicano llamado Frank Reyes, se ha hecho famoso cantando bachata, y en un momento en que lo estaban entrevistando dijo que él no era bachatero, que era un artista que cantaba bachata, obvio que no lo es, pues tal parece que ésta sólo le ha servido de trampolín a la fama, pero cuando le pidieron ejemplos, realmente metió la pata, o mejor dicho como dicen los tigueres de mi barrio:¨la macó¨, realmente nunca tendrá ese sabor a pueblo que tiene un bachatero de verdad, es distante, engreído, frio y comparón, en buen dominicano:¨agentao¨.

Se puso como ejemplo él, porsupuesto (non plus ultra de la bachata, a su juicio) y a dos más que son buenos, pero obvió a algunos que también son verdaderos artistas que cantan bachata, además de cualquier otro género, con mejores condiciones y más tiempo en el escenario.

Me pregunto cuantos años luz le falta a este engreído para poder tener siquiera la estatura musical de una nota interpretada por nuestro querido Juan Luis Guerra, ahí si hay sencillez y elegancia… los genios son así

Aveces la prepotencia es para encubrir la falta de haber pasado páginas hacia la izquierda, es bueno que este dios terrenal recuerde una frase que oí una vez a nuestro merenguero Sergio Vargas decir, la cual había aprendido de su padre:¨ La sencillez nunca ha sido hermana del fracaso¨

No hay comentarios: