miércoles, 4 de julio de 2012

HISTERIA DE ADOLESCENTE


Como todos saben vivo en un barrio populoso, con gente de un nivel de educación muy bajo, lo cual ha sido inspiración para muchos artículos.
Una de las ventanas del pasillo de mi casa al abrirla  comunica abiertamente con el patio de unos vecinos muy queridos, bastante alborotados, pero eso  no es problema, nosotros tenemos el control.
En el drama que les narraré participaron tres protagonistas: una adolescente y dos más chiquitas. Lo que presencié , si yo no hubiese sido  una profesional de la conducta, me  habría tirado al suelo a reirme hasta morir.
En el patio hay un tubo plástico que es la salida del respiradero de un inodoro, la más grande de ellas lo sacó y se puso a mirar hacia abajo y según ella vio  un ojo de mujer que se movía.
Las tres armaron un escándalo mayúsculo, lo que les hizo olvidar que el día anterior hubo una situación en la cual fueron regañadas fuertemente por mí, en presencia de sus tutoras, pero el miedo pudo más que la vergüenza y empezaron a llamarme.
Las dos más chicas  se reían, pero la protagonista estaba histérica, al borde de  salir huyendo.
Realmente me costó mucho trabajo  hacerla reflexionar luego de preguntarle cómo ella sabía que el ojo era de una mujer, y que de ser así, ya que ella decía que éste se movía, esto significaba que dentro de ese hoyito había una cara viva, que me  explicara ella como esto era posible,  que si no sería mejor pensar que ahí había un objeto que en algún momento se fue por la tubería, como por ejemplo una bolita…
Luego de tranquilizarla concluí que se podría decir que es la primera terapia que doy por una ventana…

No hay comentarios: