domingo, 3 de enero de 2016

COSAS DE TAXISTAS



Hace unos días abordé al taxista más lindo que he visto en mi vida y no me refiero a belleza física, era bello espiritualmente y sentí que abordar con él era un premio de papá Dios.

Me dijo que un hombre podía casarse con una escoba y convertirla en una flor, o casarse con una flor y convertirla en una escoba.

Afirmó tener 30 años de casados y que no había un sábado en que una vez terminada su jornada de trabajo dejara de aparecerse con una flor donde su amada esposa.

Me dijo que cuando se casó con ella dentro de los acuerdos a que llegaron estaba que cuando ella terminara de hacer los oficios de la casa, antes de servir la comida se pusiera linda para él y eso se ha mantenido a lo largo de los años.

Como las cosas hermosas y buenas son como las estrellas fugaces, ni siquiera recuerdo su rostro, ni a cual compañía de taxi pertenece…Sólo sé que es una de las personas más gratificantes que he conocido y que me gustaría que Dios me diera la oportunidad de volver a recibir las palabras sabias que salen de su boca.

No hay comentarios: