martes, 26 de enero de 2016

COSAS DE TAXISTAS



Siempre cuento mis anécdotas con los taxistas, pero en días pasados la conversación con uno de ellos terminó como la fiesta de los monos: ´´A rabazos limpios.´´

No interactúo con todos, sólo con alquellos con un nivel de formación tal que sus temas me envuelven.

Tuve la desdicha de abordar a uno que desde que lo vi me causó una impresión negativa, decidí mantenerme muda y me puse a chatear.

Esto no impidió que el señor se expresara inadecuadamente de una persona pública a quien respeto mucho, respiré profundo y empecé a contar hasta diez.

Parece que él tenía rabia con la vida, me dijo que no valía la pena estudiar y que esta generación no servía.

Le dije que entendía perfectamente pues se veía a todas luces que él no creía en los estudios y que es bueno que supiera que si piensa que la generación actual no sirve, él tiene que cuestionarse ya que él pertenece a la anterior que ha sido la formadora de la juventud que tenemos hoy.

Como le ví actitud de continuar le pedí por favor que se concentrara en el volante ya que para mí su tema no tenía sentido…La ruta era larga,pero el silencio lo fue más.



No hay comentarios: