viernes, 4 de agosto de 2017

LOS DEMÁS SIEMPRE NOS INFLUENCIAN



Mi querida madre siempre me decía que una mala res echaba a perder un ganado. 

Hacía grandes esfuerzos por depurar a las personas con quienes yo me juntaba.

Cuando chiquita, yo era una especie de líder, y siempre había muchas niñas detrás de mí, dispuestas a hacer lo que yo dijera.

Todo estaba muy bonito, hasta que mi madre llegaba y les preguntaba a todas si no tenían oficios que hacer?  Y acto seguido, las mandaba para sus casas, mientras yo quería morir de vergüenza.

Ella decía que  quien no estudiaba jamás entendía al que lo hacía, y cuánta razón tenía, pues, a veces, una persona puede pasar largas horas estudiando o trabajando delante de  un computador, y algunos podrían pensar que es una persona vaga.

No se puede negar que las personas que nos acompañan logran cambios en nuestras vidas, unas veces positivos, otras no, pero muchas veces, nos sorprendemos haciendo cosas que no hacíamos, por la simple razón de que otro actúa así… Ojalá que todas las personas con las cuales interactuamos, marquen nuestras vida, pero de manera positiva.


No hay comentarios: