sábado, 5 de agosto de 2017

UN CLAVO SACA A OTRO CLAVO?





La afirmación es válida y aplicable, ciento por ciento, a personas con espíritu bohemio, que disfrutan a plenitud el volverse locas cuando van a alguna actividad artística, de esas que revolotean las emociones.

En mi caso, si se trata de ir a ver una película y salgo muy emocionada debido a que, a mi juicio, es excelente, caigo en un estado de shock; empiezo a ser víctima de una fijación mental y tengo que volver a verla, un ejemplo de esto es ´´Living Las Vegas.´´

Cuando se trata de shows artísticos el asunto toma matices dramáticos, una vez salgo del espectáculo, empiezo a escuchar y tararear las canciones durante muchos días. Este efecto solo se me pasa cuando viene otro de mis favoritos.

Cuando fui al primer concierto de Marcos Yaroide, lo escuchaba tantas veces, que un día mi marido me dijo que yo lo estaba abusando psicológicamente, igual me ha pasado en diferentes escenarios.

Pero cuando he durado más tiempo reflejando los efectos de esta situación, fue cuando asistí a un concierto de Chayanne. Durante meses estuve viendo el video´´ Bailando dos corazones´´, mínimo dos veces al día.

Actualmente, después de ver el concierto de Frank Ceara, las emociones artísticas de conciertos pasados han perdido vigencia y ahora, las canciones de Frank están ocupando extensos minutos de mi diario vivir.

Si aplico esto a los refranes podría afirmar, que en mi caso, “un clavo sí saca otro clavo”.



No hay comentarios: