lunes, 8 de agosto de 2011

EL YESO FESTIVO



Hace unos días, mi hijo tropezó con una fuerte silla de caoba que hay en su hogar, resultando con una golpeadura en un pie, la cual según me informó en ese momento, hizo que él sintiera que el dedo pequeño se le había desprendido.

Le dije varias veces que fuera al médico ya que observé que estaba cojeando, pero él quería celebrar su cumpleaños comiéndose una carne de chivo con yuca, para celebrar sus 37 abriles, lleno de alegría.

Pasada la euforia, al día siguiente, no aguantaba el dolor y fue al ortopeda, resultando que tenía una fractura y le pusieron un yeso del tamaño de una bota.

El estaba contrariado, ya que precisamente empezaba sus vacaciones, pero en vez de tristezas, sus pequeños hijos convirtieron este yeso en una fiesta de celebración, ya que ellos en su casa nunca habían visto esto,hubo algarabía y hasta se bailó.

Ambos estaban muy alegres y el más chiquito saltaba,señalando el yeso, también se aprovechaba para hacer diabluras y se echaba a correr, pues al parecer sabía que no lo van a poder agarrar…!FELIZ INOCENCIA LA DE LA NINEZ!

No hay comentarios: