miércoles, 30 de marzo de 2016

LA REALIDAD DE UN SUEÑO.



Sucedió en este país…Se despertó de madrugada un hombre que estaba soñando que atracaban a un familiar cercano, alarmado bajó del complejo de edificios donde vive al parqueo, armado con un bate lleno de clavos en la mano, sin percatarse de que estaba en ropa interior.

Los vecinos al oír que voceaban: ¡Un ladrón!..Un ladrón! bajaron a darle apoyo en la búsqueda del delincuente ficticio, lo más lindo del caso es que también algunos salieron en pocas ropas, se armó una histeria colectiva.

Luego de comprobar que no había ningún ladrón, surgieron las burlas y piropos a los súper héroes que salieron al rescate.

A todo esto el protagonista de esa historia actuó de tal forma que nadie se enteró que fue un sueño y para colmo se quedó fuera de la casa pues en medio del corre corre se trancó con seguro el llavín de la puerta de entrada a su casa.

Los vecinos solícitos le prestaron ropa y procedieron a ayudarlo a desmontar el llavín y de esa forma ya calmado pudo entrar a su casa.

En principio esta historia da ganas de reír, pero como profesional de la conducta entiendo que tiene un trasfondo muy triste, es posible este joven al igual que la mayoría de los dominicanos sienta un pánico inmenso a ser atracado independientemente de que haya vivido la experiencia o no.

Como esto me lo contaron me quedan cabos por atar, me gustaría saber en qué momento él se dio cuenta de que era un sueño, si le ha sucedido otras veces y emocionalmente cómo se sintió después de este evento...



No hay comentarios: