miércoles, 3 de agosto de 2016

CONFESIONES A UN PADRE DESCONOCIDO


Importante: Casi me da taquicardia porque creí que este artículo se me había borrado.



Nunca conocido padre:

Este artículo lo escribí para ti el día de los padres, pero lo divulgo hoy debido a que no quise opacar un mensaje ya publicado, sumamente importante para mi entorno familiar.

Como la fiesta entre mi madre y tú terminó de muy mala manera, nunca se nos permitió a ninguno de los dos que nos acercáramos, hasta se me prohibió pensarte y mucho menos mencionar tu nombre y pobre de aquella persona a quien se le ocurriera decir que yo me parecía a ti, ni siquiera pude ver tu cara en una foto.

Siempre estuve añorando un rostro que nunca conocí, pero a medida en que fui creciendo, los argumentos de mi madre, en mi mente fueron perdiendo validez, ya que a ella nunca le oí decir que tú fueras malo o un delincuente, simplemente eras mujeriego…Realmente hubo momentos de mi vida en que de manera secreta me emocionaba oír cosas acerca de ti, que para ella eran defectos.

Ella decía por ejemplo que tú trabajabas mucho de lunes a viernes y que después de esa jornada, todo impecable, bien vestido, extremadamente elegante, y siempre alegre; te ibas de parranda a tocar un instrumento que aún no he sabido cuál era, pero me imagino que la guitarra, o quizás el acordeón…Ahora me pregunto: ¿Eras distinto cuando ella te conoció?

Quiero que sepas que ni tú ni yo debemos juzgarla ya que ella entendía que era lo mejor y me formó muy bien, sin ti, pero yo contigo siempre en mi imaginación.
Gracias a un libro que leí cuando hice mi maestría llamado Lealtades Invisibles pude encontrar justificaciones a mis emociones hacia ti. En ese libro aprendí que el tiempo invertido para tratar de que los hijos no quieran al padre o a la madre ausente, es tiempo perdido, siempre te imaginé…

Hoy te confieso de todo corazón que me siento contenta de tener tus genes y sentir como en mis hijos hay cosas tuyas, que a pesar de la rectitud y seriedad con las cuales mi madre me crió, al igual que en ti corre por mis venas mucha sangre bohemia…Te hubiese querido mucho y soy incapaz de guardar rencor hacia lo desconocido… ¿Cómo borrar lo imborrable?

No hay comentarios: