miércoles, 6 de enero de 2010

BALBUENA VERSUS SANDRO




Si nos observamos podemos darnos cuenta como un pensamiento es desplazado por otro de mayor potencia. Cuando estamos muy inmersos en una preocupación suceden muchas cosas y nos pasan desapercibidas.

Últimamente he estado involucrada en una serie de proyectos personales, de tal forma que mi cerebro no ha podido asimilar aún en su verdadera magnitud, la muerte de nuestro querido merenguero, cómico y actor Luisito Martí, quien se adueñó de gran parte del mundo con su participación en las películas dominicana Nueva Yol, en sus dos versiones. El no murió solo, con él se fueron todos sus personajes, especialmente Balbuena, tierno, fresco y con sabor a¨ tiguere¨ de barrio.

Tampoco he tenido tiempo de meditar la muerte de Sandro, esa excéntrica figura de origen gitano que llenó un gran espacio en mi época de juventud. Me encantaba su carisma y siempre lo vi como una versión en español de Elvis Presley.

Me duele que los dos partieran cuando le quedaba todavía muchas facetas por llenar, sé que ambos, deben estar en un lugar especial que existe en el infinito para las figuras que con su arte han llenado toda una vida. ¡ALEGRIA A SUS RESTOS!

1 comentario:

Mayi dijo...

Dos grandiosos artistas del mundo...Que en paz descansen!