viernes, 15 de enero de 2010

EL LOCO DAVID



Vive en mi barrio, Villas Agrícolas, tiene la cabeza llena de sueños y fantasías. Es común verlo por el barrio con todos los accesorios del mundo y recogiendo todas las botellas de cerveza que encuentra a su paso.

La personas que lo conocen aseguran que fueron las drogas quienes le comieron las neuronas, no suele ser agresivo, pero sí en cualquier momento, puede hacer que se pierda la paciencia, pues por ejemplo si uno se sienta en el frente de la casa, él se sienta en el suelo , en el medio de las personas que conversan y empieza a hablar una cantidad inmensa de cosas sin sentido y si estas bebiendo una cerveza y te descuidas, agarra la botella y sigue como si nada.

Este año parece que inicié con buen pie, pues lean la conversación que sostuvimos él y yo, mientras barría el frente de mi casa:

-David…..!Hola linda, me quedé esperando lo que me ibas a dar en navidad, dame algo, no seas así ¡

-Yo….! Pero, mi niño, ya las navidades pasaron, ya el dinero se acabó!

-David….! Yo que tenía ochenta millones de dólares para dártelo, te voy a poner bien, tu verás que eso va a ser una vaina bien…nítido!

Mi hija que estaba oyendo tan fructífero diálogo se rie y me dice que yo le estoy siguiendo la corriente, yo pienso que cuando la situación lo requiere un cuerdo puede ser mas loco que un loco.

1 comentario:

Saray Acosta dijo...

Nada mejor que dejar de nadar en contra de la corriente, esto aunque parezca un simple chiste o una simple anécdota es una hermosa enseñanza de sabiduria, pues nosotros los seres humanos carecemos de aceptación respecto al prójimo y son muchas las veces que debemos de tropezar para darnos cuenta que nada mejor de vez en vez sentarnos a escuchar al LOCO DAVID que tenemos interna y externamente.

Saray Acosta Lantigua