martes, 22 de mayo de 2012

LA TIA ELISA (PARTE FINAL)



Todas esas vivencias pasadas con la indeseable tía Elisa, las sobrellevé gracias a La asesoría de mi madre chela, quien era psicóloga por naturaleza.

Tuve un jefe que siempre decía que si querías ver el entierro de tu enemigo, sólo tenías que sentarte en el camino…

Pasó el tiempo y crecimos, y ella obviamente envejeció, fea, mala, sin hijos y sin cariño, ya que les daba cosas materiales, pero era incapaz de sembrar amor.

Llegó la hora de su muerte, en un cuartucho sola, los sobrinos del ayer ya ni estaban ni la ayudaban, ni mucho menos la querían…

Permaneció muerta muchas horas encima de una humilde camita en espera de que apareciera un ataúd, los vecinos hicieron recolecta para su entierro.

Fui durante unos breves minutos y luego me retiré a mi casa, sin que su muerte me produjera ninguna emoción, realmente busqué en mis recuerdos y no encontré ni una sola acción agradable de ella hacia mi, sencillamente no estaba en mi corazón…


No hay comentarios: