miércoles, 27 de mayo de 2015

LAS COSAS MALAS




Una vez mientras me dirigía en taxi a mi trabajo con una persona a quien he abordado muchas veces, hablamos de muchos temas debido a que tiene una gran formación.

Precisamente tocamos el tema de la honradez como uno de los principales valores que debe poseer un ser humano, en ese momento él retrocedió mentalmente en el tiempo y con mucha nostalgia me contó lo siguiente.

´´Amiga una vez yo trabaja en una gran cafetería y el supervisor y yo éramos grandes amigos, un día le comenté que unos de mis hijos cumplía años y que yo quería hacerle un pequeño compartir con sus amiguitos, a pesar de que tenía poco dinero.

El me dijo que había mucho jamón y queso en existencia y me autorizó a llevarme uno de cada uno para que preparara una picadera.
Hice lo que él me dijo y lo introduje en una mochila la cual dejé encima de una silla…

Como el diablo no duerme, una de las jefas pasó y vio esa mochila y al sentirle el peso la abrió y acto seguido se dieron cuenta de que la misma era mía.

El jefe supremo me llamó y me cuestionó en relación con el hecho y quise morirme cuando me dijo que él hasta ese momento creía que yo era serio.

Eso me costó mi empleo y hasta a un hermano mío que trabajaba en la empresa también lo despidieron. Tardé un buen tiempo en conseguir trabajo, pero nunca de mi mente he podido borrar ese momento y cada vez que hablo de eso temino llorando´´

Me dio mucha pena oírlo, luego a solas cuestionaba el hecho de si realmente el amigo que lo indujo a eso había actuado de buena fe y también pensé en que este taxista no va a tener nunca una oportunidad de borrar de esa empresa el historial que lo acredita como ladrón, siempre debemos optar por no hacer lo incorrecto.


No hay comentarios: