jueves, 29 de abril de 2010

LAS PERSONAS QUE TIENEN PRECIO



Cuando por necesidad o descuido vives por un barrio marginado, es cuando más partido le puedes sacar a tener la oportunidad de utilizar los servicios de personas que tienen precio, no sé cuál será el mío, ni me ha llegado la hora de pensar en eso, pero siento que hasta ahora no tengo.

Continuando con la idea, si aprendes a manejar este concepto, vivirás como los reyes, pero eso si, no puedes permitirte el lujo de ser tacaño, no te pierdas tu tiempo en pequeñeces.

Por donde yo vivo, tengo un séquito, cuyo precio determino yo, es así como tengo quien me haga los mandados, me chequee la batería y el llenado del tinaco, me preparen algún alimento que me guste, pero que no me agrada la idea de preparar, como por ejemplo hacer un locrio de arenque, llevar y buscar la ropa a la lavandería, llevar los zapatos a reparar, y cualquier necesidad que mi ocupación me impida hacer, siempre y cuando esas tareas no ameriten que las personas permanezcan en mi casa, pues soy muy celosa con los asuntos hogareños.

De repente puede haber tres personas supervisando que el agua que cojo de la llave de mi vecina corra adecuadamente por la manguera hasta verificar que el llenado esté correcto ¡POR FAVOR, NO COJAN LUCHA, ASISTANSE DE ESTE TIPO DE PERSONAS!

No hay comentarios: