miércoles, 14 de abril de 2010

SI SE PUDIERA DETENER EL TIEMPO



A veces, cuando la nostalgia me arropa, quisiera poder dar marcha atrás, detener el tiempo y dejarlo ahí suspendido, hasta el día en que vivía un ser querido que hoy no está ,pero también siento, que pensar de ese modo es un retroceso, pues nadie se puede quedar preso en una época, todo sucede por algo y hay que evolucionar

Si pudiera ver y actuar sobre el pasado, y me introdujera en una burbuja, vería a una Epifania con 37 años, mi esposo con 46, Iván con 13 y Paola con 8. Yo sólo tendría la carrera de contabilidad y quizás aún estuviera introduciendo numeritos en cuadritos y con poco contacto humano, sin imaginarme nunca el camino que habría de recorrer

Estuviéramos aun montados en el carrito cepillo que cada vez que arrancaba se detenía, mi esposo aún daría clases en el desaparecido colegio Cristóbal Colón, sin la maestría en la cual presentó una tesis magistral, no tuviéramos nietos, no fuera psicóloga con post grado ni estaría realizando maestría, ni mis hijos hubiesen estudiado las carreras que poseen, ni pudiéramos disfrutar los momentos de hoy, ni darle formas a mis proyectos también de hoy.

Realmente de ese tiempo que añoro hasta ahora, el recorrido ha sido largo en todos los aspectos, lo perdido no tiene reemplazo , pero el presente espera, esta aquí…

1 comentario:

Mayi dijo...

Lo que ha pasado es bueno guardarlo en la caja de los recuerdos...el camino que se emprende pues es de mas experiencia y de aprendizaje :)